“Papelón”, por Marcelo Gallardo

Aseguran que del papelón no se vuelve. Que no hay regreso de ridículo. Que es muy difícil devaluar una marca tan prestigiosa como Punta del Este. Que pese a los esfuerzos por destrozar Punta del Este con locas y desopilantes ideas, el balneario sobrevivirá. Es difícil encontrar papelón semejante al registrado el fin de semana con la insólita idea de premiar al conductor argentino Marcelo Tinelli, tan devaluado en el presente, como la ocurrencia de pegar su imagen a la de Punta del Este.
El disparate es solo superado por la designación, tiempo atrás, de Jorge Rial como no se sabe qué de Punta del Este. Para empezar, Marcelo Tinelli ni siquiera vive en Punta del Este. Además, por tratarse de un terreno ubicado en zona suburbana, apenas paga unos pocos pesos de contribución inmobiliaria. “Nos puso en el mapa”, exclamó el intendente Enrique Antía.
Dicen que durante el encuentro del CIES de agosto de 1961 el presidente John Kennedy, en cada mañana mientras duró la reunión, lo primero que preguntaba cuando ingresaba a la Sala Oval de la Casa Blanca era: “¿Novedades de Punta del Este?”. El New York Times y los restantes diarios estadounidenses informaban en primera página todos los días sobre lo que estaba pasando en Punta del Este. La atención de Kennedy continuó en enero de 1962 cuando el plenario de la OEA votó, en Punta del Este, la expulsión de Cuba del organismo continental.
Hay más: Marcelo Hugo Tinelli es un notorio operador del actual gobierno kirchnerista como de los otros tres anteriores. En las elecciones del año 2015 Tinelli operó de forma manifiesta a favor del candidato K, el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, el conocido motornauta Daniel Scioli, otro que desapareció de Punta del Este para quedar bien con el matrimonio K.
En esas elecciones ganó Macri y al verano siguiente Punta del Este registró una de sus mejores temporadas.
De todas formas, Tinelli siguió apoyando a los K como lo hizo en los tres períodos anteriores. En esas épocas Tinelli apoyó a un gobierno que fomentó el corte de puentes, que llevó adelante denuncias ante el G20 cuando el entonces impresentable presidente francés Nicolás Sarkozy denunció, a instancias de la presidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, a Uruguay como un “paraíso fiscal”. También intentaron liquidar los puertos y los canales de navegación para afectar el comercio marítimo de Uruguay.
Decir que Tinelli puso en el mapa a Punta del Este es levantar la figura de un polémico y devaluado conductor televisivo. pero al mismo tiempo es devaluar a Punta del Este y cometer un papelón. Todo al mismo tiempo.
Por supuesto Punta del Este está blindado. Costará mucho destrozarlo. Pero se ve que no cejan en el empeño. Hay una suerte de desesperación en los gobernantes municipales de Maldonado, los actuales y los anteriores, de transformar a Punta del Este en una suerte de Mar del Plata. Lo único que falta es que se manden un homenaje a Moria Casán, actual suegra del ministro Sergio Massa. No es de extrañar que esto ocurra. Solo falta mirar lo ocurrido hasta el presente.