parada12

 

Hace apenas unos meses, en fecha de lecciones, la comuna frenteamplista de Maldonado solicitó a la Junta Departamental una venia para entregar en comodato a la UTU, por 30 años, el usufructo del parador comunal de la Parada 12, donde funciona una escuela de Gastronomía.

Desde hace algunos años, el Consejo de Educación Técnico Profesional gerencia allí la Escuela Superior de Alta Gastronomía “Pedro Figari”. En mayo pasado, la Junta decidió que el plazo total del préstamo fuera de cinco años, pero este martes el intendente decidió que el comodato solo sea renovado año a año, con un máximo de cinco años de uso continuo. La resolución establece, además, una condición: que la escuela gastronómica mantenga y amplíe su oferta educativa.

La resolución de la actual administración comunal, la número 8051, indica que la vigencia del comodato quedará condicionada a que no se altere el destino que se establece para el bien inmueble y se mantenga y se amplíe la oferta de los cursos que allí se ofrecen.
También se especifica que la UTU deberá encargarse de mejorar el local y se aclara que todo quedará luego en beneficio de la IDM.
Por lo demás, ahora se determinó que deberá realizar la conexión al saneamiento del parador y el acondicionamiento de las cámaras. Estos temas generaron una áspera discusión en el legislativo durante el pasado mes de julio.
Por otra parte, la nueva resolución exige que la UTU pague los consumos y tributos que se originen hasta la entrega de la ocupación y que cuando concluya el comodato se devuelva el local libre de ocupantes y efectos personales.

Fotos
Según informó este semana FM Gente, en julio pasado el entonces edil nacionalista Alejandro Lussich planteó -en un informe en minoría de la comisión de Presupuesto- que la IDM solo autorizara la renovación del comodato hasta Semana de Turismo de 2016.
La moción fue rechazada, aunque el edil mostró fotografías del entorno del parador y estimó que el gobierno municipal entrante debería tener las manos libres para negociar un nuevo comodato con UTU. Lussich hizo notar el mal estado del exterior del local y el tratamiento de las aguas servidas que se realiza en el lugar. Según dijo, entre las dunas y la rambla Claudio Williman, se ha generado una suerte de “laguna de oxidación”.
En esas fechas, el edil frentista Daniel Ancheta admitió que no hubo controles adecuados en ese lugar, pero afirmó que el interior del local está en perfectas condiciones. Lo que se denunció no es grave y tiene rápida solución, aseguró.
En el mismo sentido se expresó el edil (FA) Leonardo Delgado, quien estimó que nada impide que se dialogue con la UTU para alcanzar las soluciones pertinentes. De todos modos, la comuna decidió dar en comodato el lugar solo por el plazo de un año.

Revisión

A todo esto, en la sesión de este martes, el edil Carlos Corujo estimó que las clases que brinda la UTU en el parador se verán perjudicadas si el comodato se renueva cada año. El curul pidió que se reviera la situación y estimó que no se le puede exigir a nadie que realice inversiones o mejoras cuando son renovaciones anuales.
Por lo demás, también se refirió a la falta de puestos laborales en la zona y también al oeste del departamento. Dijo que la fábrica de portland envió a muchos a seguro y que Ancap de Pan de Azúcar estuvo ocupada por denuncias de “persecución sindical”, lo que nunca se había visto antes. No “volvió Antía y volvió el trabajo”, ironizó, sino más bien lo contrario.

 

Contenido publicitario