Policía aclaró dos robos a viviendas de San Carlos y Piriápolis

El Magistrado Penal de 1º Turno de la ciudad de San Carlos, dispuso la condena de un hombre de iniciales H.D.O.C., de 32 años de edad, como autor penalmente responsable de un delito de Hurto especialmente agravado en grado de tentativa, imponiéndosele una pena de 4 meses de prisión que deberá cumplir de la siguiente forma: 2 meses de arresto domiciliario total y los otros dos meses en régimen de libertad vigilada según lo establecido en articulo 221 y modificativo del CPP que es la obligación de residir en un domicilio fijo y la prohibición de salir del país, sujeción a la vigilancia y orientación permanente de la OSLA, prohibición de acercamiento de la víctima y sus familiares, obligación de presentarse una vez a la semana ante la Seccional de su domicilio.
Todo comenzó en horas de la madrugada del lunes, cuando la policía fue alertada de que en la calle J. A. Lavalleja de la ciudad de San Carlos, se estaría produciendo un hurto.
Un móvil policial concurrió al lugar y al llegar vieron a dos hombres, uno de ellos entrando a la casa mientras que el otro se dio a la fuga al percatarse de la presencia policial.
Los efectivos detuvieron al delincuente que estaba dentro de la vivienda y constataron además daños en una reja. También encontraron varios objetos listos para ser llevados: una garrafa de 3kg; una estufa alógena, una jarra térmica, comestibles varios y ropas varias, entre otras cosas.

En Piriápolis
La Magistrada Penal de 4º Turno, dispuso la condena de Jonathan Braga Lozano, de 31 años de edad, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de hurto especialmente agravado por la penetración domiciliaria y la pluriparticipación, a la pena de doce meses de prisión.
El hurto había sido cometido el día 19 de octubre del año pasado, en una casa ubicada en calle Silvestre Blanco de la ciudad de Piriápolis, donde mediante daños en puerta el delincuente se llevó dos garrafas de 13 kg, una garrafa de 3kg, un televisor 32 pulgadas y comestibles varios, entre otras cosas.
Tras un trabajo llevado a cabo por el Área de Investigaciones del Distrito I, se pudo establecer que el ahora condenado no sería ajeno a los hechos por lo que personal Policial que se encontraba realizando patrullaje el pasado domingo, lo vio y lo detuvo para ser derivado a la dependencia policial.
El parte policial añadió que el hombre ya había sido intervenido, al encontrarlo con un televisor 32 pulgadas y no justificar su procedencia, por lo que había sido emplazado sin fecha.
Enterada Fiscalía y tras la instancia Judicial, se dispusieron las medidas descriptas.