elpulpitoLa jueza de Paz Departamental de Tercer Turno, Rossana Martínez Fernández, prorrogó ayer a último momento y por única vez el desalojo de las seis familias que ocupan el asentamiento “El Pulpito”, junto al arroyo Maldonado. La magistrada fijó para el 6 de octubre próximo la nueva fecha para tirar abajo las precarias viviendas construidas en la última década en ese lugar. El asentamiento se ubica en la ribera sur del arroyo Maldonado entre los puentes ondulantes y la desembocadura del referido curso de agua en el océano Atlántico.

La decisión de la jueza fue resuelta a primera hora de la tarde mientras funcionarios municipales con maquinaria pesada aguardaban a cierta distancia la orden para demoler las casas del asentamiento. Las seis familias que ocupan el lugar aguardaron con notoria ansiedad la llegada de los funcionarios del Poder Judicial y de la Intendencia de Maldonado con la orden de desalojo. La tranquilidad volvió al lugar, cuando la alguacil del Juzgado y un abogado de la Intendencia se presentaron para notificar de la prórroga resuelta por la magistrada.

Quejas

“Los jerarcas de la Intendencia se lavan las manos. Acá hay gente que vive acá hace más de diez años. Todos estamos sin laburo. A veces me sale alguna changa pero la situación es muy difícil. Encima nos quieren echar”, se quejó uno de los ocupantes.

Otros formularon críticas a la administración frenteamplista de la Intendencia de Maldonado y al alcalde de Punta del Este, Martín Laventure. “Son unos sabandijas. Nos dicen que esto está vendido a un árabe. El metro cuadrado de acá lo vendieron a 1:200.000. Esto es del estado pero lo vendieron igual. Una fortuna. Éstos se repartieron la torta y a nosotros nos tiran a la calle. Nosotros queremos tener nuestra casa y queremos pagar por ella pero nadie nos ayuda. Esto del árabe no sale de cualquier lado. Nos dijo gente que está en la política”, agregó otro de los vecinos.

“Los jerarcas de la Intendencia nos llaman a cada rato para ver si pudimos encontrar alguna solución. ¿Nosotros? Ellos nos tienen que encontrarla. Nosotros hace años que estamos buscando casa”, añadió. “El que nos quiere echar es el alcalde de Punta del Este. No nos quiere”, dijo otro de los vecinos.

“Estoy indignado. Voy a cortar el puente. Queremos pagar nuestra casa. ¿No pueden conseguirnos cinco viviendas en algún lado para nosotros. Mire que las queremos pagar”, insistió.

Contenido publicitario