Una abogada argentina ofertó 6:900.000 dólares y se quedó con un predio de 6.075 metros cuadrados ubicado en la faja costera del balneario de Manantiales a la altura del kilómetro 163 de la ruta 10. El predio en cuestión fue subastado en la víspera en un acto realizado en Centro Español de Maldonado y del cual participaron los principales inversionistas del negocio inmobiliario de Punta del Este y alrededores.
Por el monto alcanzado y la superficie del predio, ubicado en primera fila junto al mar, se trata de uno de las subastas judiciales más importantes de los últimos tiempos. El remate judicial del citado y cotizado predio duró poco más de seis minutos luego de la primera oferta de 3:000.000 de dólares realizada por el desarrollista Sergio Grosskopf.
Varios de los empresarios presentes ofertaron por el bien hasta que la citada abogada, que forma parte de la acreedora del juicio, hizo la última oferta la que fue aceptada por el rematador al bajar el martillo. La abogada representa a la firma Tanosis SA propietaria del terreno lindero donde el empresario de la moda Federico Álvarez Castillo está construyendo el complejo The Colette. Este desarrollista cobró notoriedad, aún más de la que tenía, por ser el ocupante de la chacra de José Ignacio donde este verano fue lanzado un cordero faenado a la piscina.
“Lo que me enamoró del proyecto fue su ubicación inmejorable, pero sobre todo la libertad que me dieron los desarrolladores para crear y liderar un equipo muy talentoso”, dijo Álvarez Castillo en una entrevista concedida tiempo atrás. “No sé mucho sobre eso. Nunca me ha interesado demasiado y jamás esperé el buen momento para invertir. Sí siento el momento que me dicta mi instinto. Al ser un proyecto que está fondeado, no tiene riegos financieros y estamos vendiendo a partir 8.000 dólares el metro cuadrado. Como son pocas unidades la comercialización la hacemos nosotros y este verano tendremos un showroom de ventas con la misma ubicación del futuro edificio”, agregó en la misma nota.

Lío de años
El remate de la víspera puso fin, aunque el expediente durará algunos meses más, a un largo trámite judicial que insumió 5984 días desde que la firma acreedora presentó el primer escrito un ya lejano 1º de junio de 2004. Fueron dieciséis años, cuatro meses y catorce días de trámite judicial donde actuaron al menos cinco jueces, varios actuarios –algunos de los cuales se jubilaron hace tiempo-, dos rematadores –uno de ellos fallecido- y decenas de abogados.
El 5 de agosto de 2008 la entonces jueza Mónica Pereira, titular del juzgado dictó una resolución por la cual se dispuso el remate del mismo padrón. El martillero designado en la ocasión, hace quince años, falleció algún tiempo atrás. El expediente se encuentra caratulado “Tanosis SA c/Durbay Security Corp y otro. Ejecución hipotecaria”. La firma deudora fue la propietaria en su tiempo del complejo Las Dunas de Manantiales que se levantó, hasta su demolición, en el padrón lindero al rematado en la víspera en el Centro Español de Maldonado. Algunos participantes de la subasta de ayer jueves aseguraron que la deuda contraída por la firma acreedora alcanzó los 40 millones de dólares. Otros, en cambio, indicaron que la deuda contraída era de 4 millones de dólares.

Contenido publicitario

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre