La población deberá saltearse el próximo 24 de agosto y quedarse en casa, dijo el presidente Lacalle Pou, este miércoles 12. Señaló que las nuevas generaciones tienen conciencia social y llamó a la responsabilidad personal de no realizar encuentros multitudinarios. En ese sentido, adelantó que el Gobierno fiscalizará para evitar encuentros y reuniones que puedan potenciar contagios de COVID-19.
En una rueda de prensa, en oportunidad de la inauguración de la sede de la Dirección Nacional de Seguridad Rural en Florida, el presidente Lacalle Pou fue consultado sobre el inminente peligro que podrían representar encuentros multitudinarios y fiestas en la Noche de la Nostalgia y afirmó: “Hay que saltearse este 24”.
Dio por hecho que “las nuevas generaciones tienen conciencia social”, apeló a la voluntad de todas las personas para que eviten reuniones y agregó que se saldrá a fiscalizar. Recordó lo que sucedió en una fiesta “cuando el coronavirus no andaba en la vuelta” y que ahora sí el virus circula. En ese sentido, remarcó la importancia de evitar las reuniones sociales y señaló el peligro de realizar fiestas y encuentros en los que podría potenciarse el contagio de la enfermedad.
En relación con los alcances de la fiscalización, indicó que “va a haber un operativo importante” con el Ministerio del Interior, el de Salud Pública, todas las intendencias y la Asociación General de Autores del Uruguay (Agadu).

EL empleado público
En otro orden y en cuanto al encuentro que mantuvo el martes 11 con el sindicato de empleados estatales (COFE), Lacalle Pou indicó que el Estado está sobredimensionado y muchas veces se han efectuado tercerizaciones, “pasando por arriba a la estructura de los funcionarios públicos”. Añadió que el Gobierno procura fortalecer el rol de estos trabajadores, respetar su carrera administrativa y los ascensos, y dijo que se apostará a redimensionar el Estado, pero “sin resentir los servicios”.

El Mides
Sobre la labor del Ministerio de Desarrollo Social, (Mides), Lacalle Pou aseguró que se racionalizará la gestión y que no se gastarán dineros públicos en nada que no beneficie a quienes deban recibir asistencia estatal. Agregó que durante los meses de más dificultades por la crisis sanitaria el Gobierno “aumentó las asignaciones familiares, las canastas”. “Acá no hubo un retaceo, al revés,” precisó.
Recordó que se distribuyeron más de 600.000 canastas y destacó que la ministra Azucena Arbeleche “abrió la canilla durante la pandemia” y afirmó el gasto en asistencia, que superó los 600 millones de dólares.
Consultado sobre la alimentación de muchos uruguayos a través de ollas populares, expresó: “Nosotros lo que no vamos a hacer es dejar que un uruguayo se vaya a dormir con la panza vacía”. Asimismo, enfatizó en que, para eso, se gastará lo que sea necesario.

El COVID-19
Sobre la efectividad de una posible vacuna contra la COVID-19, el presidente advirtió que se debe ser muy prudente y “cruzar los dedos para que llegue antes de fin de año”. Además, informó que mantiene contacto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), países y laboratorios, con el fin de que el país pueda acceder a las dosis necesarias y “tratar de estar primeros en la fila”.

Fuente: presidencia.gub.uy

Contenido publicitario