carcelDos sujetos que aparentemente convivían en calidad de intrusos en el mismo lugar desfilaron ante la justicia por diversas razones y resultaron procesados.

Uno de ello fue detenido después de que, el pasado sábado 30 de mayo un ciudadano mayor de edad que reside en la jurisdicción de la subcomisaría de San Rafael informara a la Policía que desde su casa vio a un indigente que se alojaba en el monte sito en calle San Remo y Minas Gerais saliendo de una finca desocupada que se ubica junto a su propiedad. El hombre agregó que, al notar su presencia, el individuo lo agredió verbalmente, cosa que acostumbraba hacer reiteradamente.

Tras recibir la denuncia, efectivos policiales fueron al lugar. No lograron hallar al denunciado pero regresaron al otro día y lo ubicaron guarecido en el monte que tiene por vivienda. Se trataba de Gonzalo Univaso Schmutz, de 21 años, poseedor de antecedentes penales, quien fue detenido y pasó a disposición de la Justicia. En la Sede Penal de Décimo turno se lo procesó con prisión por un delito de usurpación en reiteración real con un delito de violencia privada.

Ladrón de bicicleta

Su socio de andanzas no tuvo mejor suerte. El pasado viernes 29 una señora radicó en la Seccional 10ma una denuncia de hurto de una bicicleta marca Jazz que se encontraba trancada con candado en una columna del alumbrado público ubicada frente al edificio donde reside.

Dos días después, el 31 de mayo en horas de la madrugada, personal de la comisaría de Punta del Este identificó en la calle Pedragosa Sierra a un individuo que podía estar vinculado al hecho, por lo que fue detenido y derivado a la Seccional para su indagatoria. El individuo admitió haber tomado la bicicleta aunque manifestó no recordar donde la había abandonado.

Más tarde, conducido ante la Justicia rectificó sus dichos y dijo que el vehículo se encontraba en el predio ubicado en San Remo y Minas Gerais donde pernoctaba. Los efectivos fueron al lugar y ubicaron el birrodado.

Este lunes el magistrado actuante de la Sede Penal de Décimo turno dispuso el procesamiento sin prisión del imputado, D.F.A.L de 19 años, bajo caución juratoria, por la presunta comisión de hurto agravado. Como medida sustitutiva deberá presentarse dos horas diarias, por el lapso de 60 días, “en la Seccional de su domicilio”.

Celular

El magistrado en lo penal de Décimo Turno también procesó sin prisión a un masculino de iniciales F.L.M.F. por la comisión de un delito de hurto. El hecho desencadenante tuvo lugar el pasado 22 de mayo cuando se presentó en la Seccional 10ª un joven de 19 años para denunciar que le habían robado su celular. Dijo que estaba en las cercanías de la plaza Líbano en horas de la madrugada y se encontró con un desconocido que le solicitó el teléfono para realizar una llamada o enviar un mensaje. Pero el sujeto agarró el teléfono y desapareció.

Días después el denunciante se encontró con el sujeto en un centro comercial y le reclamó la devolución del aparato. El ladrón se fue del lugar y abordó un ómnibus que pasaba, pero el damnificado llamó al servicio 911 y se puso en marcha un operativo hollywoodense. Instantes después, efectivos policiales interceptaron la unidad de transporte en la esquina de las calles 18 y 29 de Punta del Este y detuvo al delincuente. Desesperado el sujeto intentó esconder el aparato detrás de la cortina de una ventanilla pero no logró su propósito.

Una vez en la seccional, el detenido manifestó que se encuentra en situación de calle y que pernocta en un monte de la zona.

Como medida sustitutiva a la prión, el individuo deberá concurrir “a la unidad policial los fines de semana por el término de dos horas diarias por el plazo de 60 días”.

Herramientas

La Policía de la seccional undécima de Piriápolis (y ojo con decir “onceava” que si no sería un pedacito) también ha estado ocupada en los últimos días. Por ejemplo capturando al autor de un robo denunciado en la madrugada del domingo pasado en el balneario San Francisco. Según el denunciante, alguien ingresó a su morada y le sustrajo varias herramientas.

Dio la casualidad de que unos momentos antes el móvil de la Brigada de Hurtos de la seccional había visto un auto marca Volkswagen circulando en la zona. Había identificado también a sus ocupantes, un hombre y una mujer de 26 y 28 años respectivamente, y los dejó continuar.

Al tomar conocimiento del ilícito, los efectivos realizaron las comunicaciones necesarias y concurrieron al domicilio de la pareja en la ciudad de San Carlos.

La mujer permitió el ingreso de la policía a su vivienda y allí terminaron sus hazañas: aparecieron las herramientas hurtadas. No obstante, el hombre de la casa dijo que había comprado esos efectos a un desconocido en el mencionado balneario.

Ambos permanecieron a disposición de la Justicia siendo derivados hasta que el Juez Penal de 10mo Turno se ocupó de su suerte. El hombre, de iniciales F.G.S.R., fue procesado sin prisión por la presunta comisión de un delito de receptación en calidad de autor. Como medida sustitutiva deberá padecer “arresto en días de descanso (sábado y domingo) por un día y medio continuo, en la Seccional de su domicilio por un lapso de 60 días”.

 

Contenido publicitario