ENERO 2011 FOTO ARCHIVO FIGUEREDOEfectivos de la Seccional Sexta que se encontraban realizando recorridas prevento-represivas en la noche del pasado jueves por la calle Alaniz avistaron a dos sujetos que circulaban en una moto Baccio Px, de color rojo que, al notar la presencia, policial trataron de evadirse, pero fueron detenidos rápidamente.
En momentos en que se procedía a su identificación, el acompañante extrajo un objeto que arrojó al interior de una finca y que resultó ser un arma de fuego, con cinco cartuchos vivos de calibre 38. Por eso ambos fueron derivados a la Comisaría, donde se les interrogó sobre la tenencia del arma.
Puestos a disposición de la justicia, la magistrada de la Sede Penal de Cuarto Turno dispuso el procesamiento con prisión de Carlos Alejandro Molina Migueles, de 20 años de edad, poseedor de antecedentes penales, imputado de un delito previsto en el Art. 152 bis, Porte y Tenencia de Armas. El otro detenido fue liberado.

Lo pescaron

Mientras tanto, también el pasado jueves, un individuo con antecedentes penales fue enviado a la cárcel por reincidir en el delito, aunque esta vez no había hecho otra cosa que sustraer algunas mercancías alimenticias como para parar la olla. El sujeto ingresó a un supermercado de la avenida Roosevelt y salía de allí con varias latas de atún cuando un guardia de seguridad lo detuvo y llamó a las autoridades.

La Policía de Maldonado envió un móvil inmediatamente y los efectivos identificaron al autor del hurto como poseedor de antecedentes penales. Como un representante del comercio radicó la denuncia correspondiente, el individuo pasó a manos de la Sede Penal de Cuarto Turno de Maldonado. Daymon Vecina González fue enviado a prisión por la comisión de un delito de Hurto en Grado de Tentativa.

La aclaración de otro hurto también terminó con el envío a prisión de Álvaro Pascual Arias Maciel, poseedor de antecedentes penales. Todo comenzó el sábado pasado cuando un ciudadano se presentó en el Destacamento de Cerro Pelado y denunció que alguien había robado en su comercio. El denunciante dejó constancia de que en momentos en que se encontraba en su local comercial un sujeto ingresó, le exhibió una cuchilla y se llevó dos cajas de cigarrillos, tres desodorantes y dos litros de vino.

El comerciante conocía al autor del hecho, un reputado delincuente de la zona.
Luego de realizar las comunicaciones pertinentes, y mediante orden de allanamiento, la Policía realizó una inspección ocular en una vivienda del barrio y logró la detención del requerido. Caso cerrado.

Garrafero

Efectivos de la subcomisaría San Rafael también se lucieron sacando de circulación a otro amigo de los bienes ajenos el pasado viernes 18. Lejos de celebrar la efemérides con gestos patrióticos y solemnes, un individuo sustrajo una garrafa de 13 kilos y se marchó a su casa cargándola en una bicicleta. Así iba por la calle Neruda cuando fue visto por efectivos que patrullaban la zona y le dieron captura.
Luego de varias evasivas, el individuo admitió que había sustraído la garrafa de un chalet de la Parada 23 de Playa Brava, por lo que concurrió personal de la Policía Científica a realizar un relevamiento fotográfico en el lugar.
Luego el damnificado fue a radicar la denuncia correspondiente y la magistrada en lo penal de Cuarto Turno se hizo cargo del imputado. Luis Manuel Hernández Puñales, de 21 años, marchó a prisión por un delito de Hurto. Días atrás, el sujeto había sido procesado sin prisión, por el delito de Receptación, tras un procedimiento realizado por la Seccional 12ª de La Barra.

Perfumadas

En tanto, la justicia debía decidir ayer el destino de dos mujeres que habían cometido un hurto en un comercio de la peatonal Sarandí. El caso se conoció hacia las 4 y media de la tarde del sábado, cuando un hombre notificó a efectivos del Grupo Especial de Patrullaje que dos señoritas le habían hurtado dos perfumes de su local comercial y que había logrado detenerlas.
Una vez derivadas a la Seccional Primera resultaron ser una menor y una mayor de edad; ambas llevaban consigo otros objetos presumiblemente robados, lo que fue documentado por la Policía Científica. Momentos después, se presentaron cuatro ciudadanos que denunciaron el hurto de efectos que les fueron sustraídos de sus comercios; tales como perfumes y objetos de bijouterie.
La justicia dispuso que la menor fuera entregada a un mayor responsable. La mayor fue liberada, pero ambas quedaron emplazadas para el día de ayer.

Borracho y sin flores

En cumplimiento de la ley de faltas, la Policía de Punta del Este detuvo a un individuo que manejaba en completo estado etílico. El caso se registró poco antes de las siete de la mañana de ayer, cuando en una estación de servicio de la calle 20 se activó la alarma de pánico. Los efectivos averiguaron que dos personas habían provocado desorden en el lugar y los buscó hasta que los divisó en inmediaciones de la Parada 16. Se trataba de dos jóvenes de 22 años de edad; el que manejaba estaba “en grave estado etílico”, mientras que el otro había sido el autor del desorden. Ambos fueron sometidos a la justicia competente.

Contenido publicitario