En muestra de su rechazo contra el anteproyecto de Ley de Urgente Consideración (LUC), la Federación Nacional de Profesores de Secundaria (Fenapes) decidió realizar movilizaciones en todo el país y un paro de las actividades, que en algunos departamentos duró 24 horas, mientras en otros tuvo un cese parcial.
Las filiales Maldonado, San Carlos y Zona Oeste (Piriápolis y Pan de Azúcar) son las tres agrupaciones de este gremio en el departamento, que se concentraron en liceos y conversaron con la ciudadanía sobre su preocupación acerca de las propuestas planteadas en la LUC.
Los docentes denunciaron falta de tiempo para analizar los cambios que propone la ley, falta de diálogo desde el Poder Ejecutivo con el sindicato y “un proceso de privatización encubierto” para la educación pública, que sería una de las consecuencia de los cambios que propone la ley.

Sin tiempo
El docente y vocero de la filial de Fenapes San Carlos, Damián Mozzo, habló con Correo de Punta del Este y explicó cuáles son las principales preocupaciones del gremio. “Una ley tan importante como ésta no puede ser urgente” dijo sobre el anteproyecto que una vez presentado en el Parlamento deberá ser discutido en 90 días, por su carácter de urgente consideración. “Debemos tener tiempo para leerla, poder analizarla, poder realizar consideraciones y decir lo que pensamos respecto a ella. La ley tiene una cantidad enorme de artículos y creemos que no se nos ha dado el tiempo suficiente para analizarla en profundidad” agregó.
Educación es el tercer capítulo dentro de la LUC, que plantea cambios en materia de seguridad pública, secretaría de inteligencia estratégica del Estado, economía y empresas públicas, eficiencia del estado. Sector agropecuario, relaciones laborales, seguridad social, desarrollo social, salud y emergencia en vivienda.
El texto que se conoce de la LUC y que fue presentado por el Partido Nacional el pasado mes de febrero como un “borrador del proyecto de ley” viene siendo discutido por los diferentes partidos políticos que integran la coalición, así como por la oposición y la opinión pública.
“Creemos que se ha retazeado la información con respecto a esta ley. El gobierno ha hablado constantemente de que se trata de un borrador, pero que nunca termina de definirse del todo, y es un borrador que ha generado diferencias internas dentro de la propia coalición” comentó el docente.

Preocupaciones
Uno de los principales planteos de los trabajadores de educación secundaria fue que “esta es una ley que surgió de espaldas a los docentes”. Según explicó Mozzo, al gremio de docentes le preocupa no haber sido consultados sobre los cambios propuestos, “los docentes no podemos faltar en ese sentido” dijo y agregó: “se nos tiene que consultar y permitir opinar, porque somos nosotros los que estamos todos los días en las aulas”.
Los docentes reclaman que la LUC quita la libertad de cátedra. Mozzo explicó que la libertad de cátedra es lo que le permite a los profesores elegir los contenidos a trabajar en el aula junto con los autores y la metodología, y que va más allá de una denominación. “La libertad de cátedra es una cuestión ideológica” dijo y explicó que desde el gremio que integra creen que esa libertad se ve obstruida en el anteproyecto de ley: “el término libertad de cátedra ya no existe más, no está en la Ley de Urgente Consideración, y eso nos preocupa muchísimo porque la educación pública tiene que ser abierta, democrática, tiene que permitirle al estudiante tener la capacidad de pensar por sí mismo, y eso se logra si el docente tiene la libertad de plantearle varias opciones, siempre de manera responsable”.
“La injerencia de factores políticos en el ámbito de lo educativo” también mantiene en alerta a los docentes, que según dijo Mozzo, tienen mucha preocupación porque se quiten los representantes de los estudiantes y los docentes en los concejos de toma de decisiones ,y porque los concejos de educación que son colectivos pasen a ser unipersonales.

“Privatización encubierta”
El presupuesto es otra de las grandes preocupaciones de los integrantes de Fenapes, que en el Liceo Nº1 de San Carlos lucían remeras que citaban “6+1 del PBI para la educación” y “educar, no lucrar”.
El vocero del gremio planteó: “no vemos en el proyecto de ley ningún elemento referido a lo presupuestal, y creemos que la educación pública se construye en base a un presupuesto digno”, y explicó que en ese liceo de la ciudad de San Carlos, único con ciclo básico y bachillerato completo, las dificultades que surgen de lo presupuestal se pueden ver en la aglomeración de alumnos por clase. Según informó, en ese liceo se pasó de tener 11 grupos del último año de bachillerato a tener 8, esa reducción hizo que las clases fueran más masivas este año, por ejemplo: sexto de derecho está unido al de economía, y tiene 47 alumnos; sexto de ingeniería está unido al de arquitectura, y tiene 40.
Agregó además que desde Fenapes entienden que “se está dando un proceso de privatización de la educación pública encubierto, porque por primera vez en la historia, se permite de manera legal que las instituciones privadas tengan representación en los órganos que toman decisiones a nivel de la educación pública”.