escramirezProbablemente antes de fin de mes quedarán concluidas las ambiciosas obras de ampliación y remodelación del Instituto de Formación Docente de Maldonado, que se ubica en torno a la céntrica esquina de Sarandí y Pérez del puerto. El centro ha incorporado un tercer piso con tres nuevos salones, y modernos equipamientos que mejorarán la comodidad de estudiantes, docentes y trabajadores del lugar.

Walter Bobadilla, director del centro de estudios, recordó a Correo de Punta del Este que los trabajos se iniciaron en el mes de junio del año pasado. Desde ese entonces, las clases de magisterio se dictan en un local alternativo ubicado en la calle Ituzaingó casi Rincón.

En cuanto a la magnitud de las mejoras, el jerarca indicó que, además de la incorporación de un nuevo piso, la obra abarcó la recuperación de toda la infraestructura ya existente, por lo que los viejos salones han quedado a nuevo. Bobadilla dijo que también se mejoró la sala de profesores y el lugar de trabajo de “los Doe”, como se denomina a los “adscriptos” del instituto. “Hubo intervenciones en todas las dependencias”, añadió el director. Asimismo, dijo que las instalaciones bastarán para albergar cómodamente a todos los alumnos, de manera que no usarán otras dependencias para dictar clases. El equipamiento, en tanto, será casi todo nuevo, añadió.

Histórico

Bobadilla señaló que el antiguo edificio de la Escuela Ramírez también fue completamente refaccionado, aunque “manteniendo lo arquitectónico porque es Patrimonio Histórico”. Ese local será usado como salón de actos y “sala multimedia”, entre otras cosas.

El instituto, que lleva el nombre de la recordada docente Julia Rodríguez de De León, funciona en tres turnos. Tiene unos 320 alumnos y un plantel de 46 docentes. “Las clases están todas cubiertas”, aclaro el director. Este año las clases comenzaron normalmente en el local de la calle Ituzaingó y se mudarán apenas culminen las obras. Bobadilla dijo que “la fecha tentativa es el 10 de mayo”.

Contenido publicitario