Propietario de la Torre Roosevelt denuncia presiones gremiales

El propietario de la Torre Roosevelt de Punta del Este denunció en las últimas horas haber sido víctima de algunas decisiones del gremio de la construcción como consecuencia de las demoras que tiene en la recepción de dinero desde la República Argentina que debe ser remitido por los promitentes compradores de esa nacionalidad.
Gabriel Zubiría, responsable de la mencionada obra, aseguró que no tiene ningún tipo de problema con los obreros del edificio. “Con el personal no tengo ningún problema, pero no sé por qué el sindicato se la ha agarrado con la obra”. “Y se molestan si uno les pide que se pongan a un lado y empiezan a destruir la obra, roban cosas”, insistió Zubiría.
Según su testimonio, brindado a la emisora Fm Gente, los enfrentamientos con el sindicato comenzaron la pasada semana cuando un dirigente se acercó para hacerle una serie de reclamos.

Manija
“Todo esto empezó la semana pasada. Un dirigente -aunque dice que no lo es- empezó a complicarme la obra, a darle manija a la gente que trabaja en la misma”, afirmó Zubiría.
“Ahora me piden que no pare la obra, que nos los eche. Yo paro la obra y quedan afuera treinta familias. Yo tendría que estar trabajado, tranquilo, con 20 personas, para que me dé el prepuesto. Sin embargo, pese a todas estas complicaciones que estamos enfrentando no he echado a nadie, a ninguna persona. Todo lo contrario. Al revés, en vez de mandar al seguro de paro o despedir a algún trabajador, he tomado gente. He sumado más personas a la obra”, señaló Zubiría.
“La mayoría de los trabajadores quería volver a trabajar. Sólo cuatro o cinco no querían. Pero los obligaron todos a no entrar a la obra con amenazas” denunció.
“Pensé que se había terminado esto con la nueva LUC (Ley de Urgente Consideración)”, enfatizó Zubiría.
También dijo que, a raíz de este problema, causaron daños en la recepción y lo golpearon. Explicó que presentó cuatro denuncias penales a raíz de lo ocurrido. La Policía concurrió tras el incidente, el viernes, y les reclamó que se retiraran del lugar. “Pero hoy vinieron de nuevo y hubo que llamar al 911”, indicó. “Ahora estamos analizando una denuncia contra el sindicato por persecución”, precisó Zubiría.
“Apuesto a seguir haciendo edificios. Estoy proyectando otra torre al lado de esta, pero me sacaron las ganas”, finalizó.

Contenido publicitario