La iniciativa de la Cámara Uruguaya de Turismo de generar el denominado “pasaporte sanitario” no cuenta con el apoyo del gobierno, a tal extremo que algunos de los referentes del mismo aseguraron que se enteró de la idea “por los medios de comunicación”. El subsecretario del ministerio de Turismo, Remo Monzeglio sostuvo que esta propuesta no tiene el aval del gobierno y, por el contrario, se mostró partidario de instrumentar la presentadas días atrás por los hoteleros, en la que se establece una cuarentena obligatoria para los propietarios extranjeros que al ingresar al país deberían pasar tres días en un hotel y no en su casa.
La idea del citado “pasaporte sanitario” fue ampliamente divulgada en la Argentina donde causó un gran revuelo al tiempo de despertar un gran interés de los medios de comunicación que titularon varias notas dando por hecho su implementación. La propuesta contempla la obligación del turista de realizarse cuatro hisopados: dos en su país y dos luego de llegar al país. Los cuatro hisopados serán reforzados por un aislamiento de cuarenta y ocho horas. Sin embargo, la idea no pasará de eso. Ni el presidente Luis Lacalle, ni los ministros y menos los científicos que asesoran al gobierno, están dispuestos a autorizar dicho procedimiento.

Complicado
Más allá de abrir o no las fronteras, de los hisopados y de las cuarentenas, la industria turística del país pasa por su peor momento en muchos años. Quizás, el peor momento de su historia. El contador Juan Martínez, presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, fue contundente: “Nos tocó bailar con la más fea este año. A todo el turismo”. Martínez aseguró que el sector trata de evitar que “se caiga la cadena empresarial de la oferta turística”.
Los empresarios del sector, agrupados en la Cámara Uruguaya de Turismo, impulsan ante el gobierno un paquete de medidas que vaya en ayuda de muchos empresarios que no tienen facturación y encima tienen pasivos bancarios que enfrentar. “Tenemos gente con siete meses de cero facturación y el panorama a futuro no es muy claro; es de incertidumbre. Y al no tener una fecha cierta de un cambio radical, se genera alarma en muchos operadores”, señaló.
Entre las propuestas al gobierno se pide la eliminación del cobro del IVA a los turistas uruguayos como forma de impulsar el turismo interno. Martínez sostuvo que el gobierno inclusive, si elimina el IVA, podrá aumentar la recaudación del IRAE y encima tendrá una gran cantidad de dependientes que no estarán desempleados.
“También estamos negociando con algún banco o alguna tarjeta para lograr alguna promoción específica para tener grandes descuentos sobre todo en hoteles y gastronomía”, expresó. “La idea es ir recuperando a algunos sectores que hoy siguen totalmente paralizados, porque no dependen del turismo interno, sino del internacional”, indicó. “Nosotros priorizamos el tema sanitario por encima del económico, por la responsabilidad del sector. Pero tratamos que la ‘perilla económica’ nos permita sobrevivir, porque de lo contrario vamos a tener que apelar a que el gobierno nos dé otro tipo de mano, como un ‘fondo de crisis’, como ocurre en el agro. Hay algunos subsectores que, si tenemos un verano sin ninguna apertura de fronteras, van a necesitar un salvataje total. Nadie soporta un año sin actividad, o más que eso”, afirmó.

Contenido publicitario

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre