Esta semana, la Asociación de Salones de Fiestas del Uruguay (ASFU) se reunió en la Torre Ejecutiva con el director de la Oficina de Presupuesto y Planeamiento, Isaac Alfie y con el Subsecretario del Ministerio Economía y Finanzas, Alejandro Irastorza, para discutir el Protocolo que se elaboró desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) para retomar la actividad en el sector. Basándose en todos los protocolos presentados por las distintas cámaras y asociaciones gremiales del sector de fiestas y eventos, el MSP decidió crear un solo protocolo, que podría ponerse en marcha a partir del seis de noviembre “de forma tentativa”, dependiendo del estado de la situación sanitaria, cosa que por estos días se complica cada vez más.
El nuevo protocolo permite el aumento de público en lugares cerrados, siempre y cuando tengan ventilación, pasando a ser ochenta la cantidad de personas permitidas por establecimiento. Para los espacios abiertos como carpas sin laterales, gazebos o jardines al aire libre, la cantidad de personas permitidas es de ciento cincuenta. El aforo de personas se calcula en 5m2 en los que se incluye al personal de servicio. Los espacios cerrados o sin ventilación quedan prohibidos como locación de eventos.
Las fiestas de casamiento, cumpleaños de 15 y los eventos empresariales deberán regirse bajo este protocolo y no por el protocolo de bares y restaurantes. Desde la OPP se pedirá a las intendencias que sigan el mismo criterio en todos los departamentos. El uso de aires acondicionados está prohibido, excepto en aquellos lugares que los equipos inyecten aire del exterior o sean equipos de ionización aprobados por el MSP. La ventilación del lugar deberá hacerse cada 20 minutos y los eventos deberán durar un máximo de 4 horas.
Se deberá hacer, además, una lista de trazabilidad por familia, con nombre, apellido, cédula de identidad y número de celular.
El MSP dictó que se podría re evaluar la cantidad de personas por evento, a los 20 días de regido este protocolo, con la posibilidad de aumentar gradualmente el aforo en lugares abiertos y cerrados. El protocolo tiene como medida de precaución, el instar a las personas mayores de 65 años a no concurrir a los eventos que son en espacios cerrados.

En el lugar
Será obligatorio en todos los locales de fiestas y eventos, controlar la temperatura y contar con alcohol en gel en las entradas. El protocolo también solicita que “dentro de lo posible” se separen áreas de jóvenes con las de mayores de 65 años, colocando mesas sectorizadas.
La capacidad máxima de personas por mesa deberá ser de 8, preferentemente de un mismo núcleo familiar. Para la circulación en lugares cerrados, como en los accesos a baños o salidas a fumar, se deberá utilizar tapa bocas.
Cada baño deberá contar con dispensadores de alcohol en gel de pie, o personal que disponga del producto en la puerta. Las papeleras deberán tener apertura de pie o deberán ser sin tapa. Los seca manos están prohibidos, en su lugar, el protocolo exige que se disponga de toallas descartables. Como precaución el documento recomienda “intentar evitar picaporte en las puertas”.
En caso de que el evento cuente con barra de tragos esta deberá estar al aire libre, o en un lugar techado con muy buena ventilación. En la misma se deberá exhortar el distanciamiento físico. Las mesas buffet, estaciones y mesas de postres están prohibidas.

El baile
Uno de los puntos que la gremial reclamó como “inviable” dentro del protocolo presentado fue la pista de baile. El documento detalla que la misma sólo podrá ser al aire libre, con 7 metros cuadrados por persona, que podrán no tener puesta la mascarilla. La pista, dice el protocolo, podrá ser bajo carpa, galería techada o gazebos.
Desde la Asociación reclamaron este punto “ya que sólo un 20 % de los salones podrían cubrir dicha propuesta y si le agregamos los 7 metros cuadrados por persona, estamos hablando de una pista al aire libre de 1.050 metros cuadrados para 150 invitados, cosa irreal e imposible para el 100 % de los salones”.
El protocolo recomienda además que se armen dos pistas de baile, una para mayores de 65 años y otra para personas menores a esa edad. Y también evitar bailes colectivos y “de mucho contacto”. Los artistas deberán estar a una distancia de 5 metros de los invitados. Si la actuación incluye canto, esa distancia deberá ser de 7 metros. Las actuaciones deberán ser en bloques de máximo 30 minutos.

Propuesta
En un comunicado, la ASFU informa una de sus propuestas para retomar las actividades con normalidad:
Desde la Asociación se informó una propuesta: “”Con la realización del Test Covid Free método LAMP, a un costo aproximado de U$S 10 por persona, se podría realizar la fiesta en total normalidad, sin límite de invitados y cantidad de horas. Obviamente con responsabilidad lógica de los organizadores e invitados. El test entrega un resultado a los 45 minutos de hecho. Lo ideal sería que los invitados lo hicieran 24 horas antes y presentaran al ingreso del local el certificado de negativo. Este test lo está fabricando en este momento el Instituto Pasteur y luego se informará cómo podemos acceder a él, lo van a ampliar, está en pleno proceso”, dicta el comunicado, en el que la Asociación añade que quienes ya hayan pasado por la enfermedad, podrán asistir a los eventos sin presentación de dicho test, pero con un justificativo de que ya pasaron por la infección.”.
En la reunión que mantuvo la gremial con la OPP, la Asociación consultó sobre novedades para el sector de congresos, recitales y grandes eventos al aire libre. Según informaron a la prensa, desde el gobierno se les contestó que aún no hay protocolos presentados para esas actividades, “que no está en carpeta todavía” y que esos planteos deben hacerse en el MSP.

Contenido publicitario