Pumbi fue adoptada en la Protectora de Animales hace ocho años por una doctora. Desde el momento en que llegó al hogar pasó a ser parte de la familia. Sus dueños contaron en una carta a través de las redes sociales la increíble historia que protagonizó este fin de año, cuando, completamente en pánico, aturdida por los ruidos de los fuegos artificiales, llegó nadando a la Isla Gorriti.
“La noche del 31 entre ruidos y distracciones se alejó de casa. Desorientada y aturdida con los ruidos innecesarios de la pirotecnia, caminó y caminó para ya no encontrar el camino de regreso. Al darme cuenta de la situación, y de que no regresaba, comencé a buscarla. No me quedó rincón de Maldonado sin recorrer”, cuenta su dueña.
Por más que la buscó y la buscó Pumbi no estaba, se había ido. “Yo no sabía qué hacer, si seguir dando vueltas o volver a casa. En mis momentos de optimismo pensaba que quizás estaba escondida esperando el momento justo para regresar. O mejor aún, quizás ya estaba esperándome sentada en la puerta”.
Las horas pasaban y no había noticias de su perrita. Publicaron pedidos de ayuda con su foto y teléfono de contacto en todas las redes sociales. Trece largas horas pasaron y a las dos de la tarde del 1º de enero suena el teléfono. Era un número desconocido. Tenían a Pumbi. Pero la sorpresa fue enorme cuando le dijeron dónde estaba: en la Isla Gorriti, 1800 metros de distancia la separaban de Punta del Este.

José y Laura, en la Isla
Correo de Punta del Este habló con Laura, quien junto a su esposo José, también conocido como el “Grillo”, son los cuidadores de la isla, donde viven junto a sus perros y fueron quienes encontraron a Pumbi en la mañana del primer día del año.
Ese día Laura fue hasta el muelle a sacar unas fotos y al llegar vio un perrito entre las rocas, muy asustado, que al verlos huyó. Toda la familia se puso en campaña para buscar al animal. José y Mustafá, uno de sus perros, fueron quienes finalmente la encontraron debajo de una acacia y lograron retenerla. Lo primero que pensaron fue que algún barco la habría tirado. Pero llegó un compañero que al verla les dijo: a esa perrita la están buscando. Y así era. No tardaron en ponerse en contacto con sus dueños que apenas recibieron la llamada tomaron el primer barco a la isla para reencontrarse con su amiga de cuatro patas.

Pedido
En la carta publicada en Facebook, su dueña no perdió la oportunidad de bregar por el cese de los fuegos artificiales: “Imagínense la desesperación, el miedo y el pánico que llevan a un animal a meterse al mar a su suerte, para escapar del caos, del ruido, del desastre que nosotros creamos, solo para buscar paz y sobrevivir. ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué satisfacción puede darnos la pirotecnia cuando le hace tan mal al otro hasta el punto de ponerlo al límite entre la vida y la muerte? Doy gracias porque Pumbi se encontró con la isla, agotada sí, con las patitas doloridas, tragando agua, luchando por su vida. Gracias a mi Dios, había allí dos Almas hermosas que pudieron retenerla y darme aviso. Laura y José. Hoy Pumbi duerme en casa. Pero Pumbi es un caso en miles, y no siempre la historia termina así. Tomemos consciencia. NO A LA PIROTECNIA !Démonos cuenta del mal que hacemos. Pumbi y yo les agradecemos por el tiempo que se tomaron para leer nuestra historia. Que tengan un 2020 lleno de alegría, paz y felicidad.

4 COMENTARIOS

  1. Ahora q sabes q sufre y q lo de la pirotecnia no va a ser de un día para el otro metela en un cuarto con música relajante y dale un tranquilizante si lo necesita porq tuvo un final feliz pero pudo no serlo

  2. Muy emotiva la nota. Digna de destaque.
    Pero yo me pregunto una cosa, la dueña de la perrita, en lugar de bregar para que se prohíba la pirotecnia, no actúa responsablemente con el animal de su propiedad y en estas fechas, dondo se sabe que todo el mundo festeja estruendosamente, le proporciona una simple e inocua “pastillita” para sedar al animal?
    Siempre es más fácil que los demás hagan o dejen de hacer algo, que asumir las propias responsabilidades.

  3. Acaso la perra puede abrir puertas? Destrancar cerraduras? Tirar abajo paredes? Si es así, quisiera conocerla, de lo contrario, dejemos de echarle la culpa a la pirotecnia para dramatizar el hecho de que un dueño no tomó las precauciones necesarias para proteger a su mascota y evitar que se escapara. Creo que a esta altura es sabido que los 31 de diciembre se tiran fuegos artificiales. Ese hecho no toma a nadie por sorpresa.

Comments are closed.