nave

Punta del Este quedó definitivamente afuera del Campeonato Mundial de la Fórmula E para la temporada 2016-17, anunció ayer la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

La novedad cayó como un balde de agua fría en la zona, donde la competencia fue, en sus dos últimas ediciones, una suerte de adelanto del inicio de temporada.

Las imágenes emitidas desde la prueba por diferentes medios de comunicación fueron observadas por millones de televidentes de todas partes del mundo.

Además de esa alta visibilidad y promoción internacional que tenía el balneario con la prueba, se dejará de contar con los recursos que la Fórmula E generaba para los sectores inmobiliarios, de gastronomía, hotelería y transporte. Solo en el parador Playa Brava se elaboraban durante la prueba más de 200 comidas diarias, entre almuerzos y cenas, para los integrantes de la organización.

La prueba Marrakech ePrix, prevista para el 12 de noviembre próximo en Marruecos, en los hechos suplantó a Punta del Este. Esta carrera espera aún la homologación del circuito por parte de las autoridades de la Fórmula E. La carrera de Buenos Aires, que formaba un tándem con el balneario al tener las fechas juntas, quedó para el 18 de febrero del año próximo.

Entre Marruecos y Buenos Aires se cumplirá el FIA Electric Mobility Forum el 7 de enero, en la ciudad de Las Vegas. La noticia, esperada en ámbitos locales, fue confirmada el viernes al conocerse el calendario para este año con la novedad que no incluye al circuito callejero del balneario esteño.

Diferencias

La prueba llegó a Punta del Este a fines del año 2014 y regresó en diciembre pasado gracias al esfuerzo del empresario Fernando Cáceres y de las dos administraciones municipales que se sucedieron en esos años. El Enjoy Conrad también fue colaborador de los organizadores locales de la prueba.

Sin embargo, la competencia estuvo huérfana del apoyo del gobierno nacional. Las diferencias entre los organizadores y el gobierno quedaron de manifiesto en la última competencia. Los responsables de la Fórmula E advirtieron que cada ciudad que alberga la competencia debería hacerse cargo de los gastos. En el caso de Maldonado, la Intendencia puso el dinero necesario para construir, armar y desmontar el circuito callejero homologado por la FIA. El gobierno nacional nada.

La prueba de diciembre pasado estuvo pautada por un fuerte entredicho entre jerarcas del Ministerio de Turismo y ejecutivos de la Fórmula E.

El mismo día de la carrera, inspectores de la DGI ingresaron al circuito e intimaron a los representantes de la FIA y de la Fórmula E a presentarse al día siguiente en sus oficinas de la península. Esto generó un notorio malestar.

La prueba organizada por una firma local no fue exonerada de impuestos, como ha ocurrido con otros eventos. Finalmente se conoció que no volverá este año a Punta del Este. “Y lo más probable que nunca lo haga”, lamentó ayer un comerciante de la península.

Ayer domingo se cumplía la última fecha del Campeonato Mundial de Fórmula E, en la ciudad de Londres. Los pilotos que luchan por el título—el brasileño Lucas di Grassi y el suizo Sébastien Buemi— acabaron en tercera y cuarta posición en la penúltima prueba, que ganó Nicolas Prost, hijo del célebre Alain Prost.

Contenido publicitario

1 COMENTARIO

Comments are closed.