Estamos armando un programa con el NWFA [New York Film Academy] para preparar técnicos en los distintos oficios que se requieren para la producción de contenidos. El Uruguay necesita formar este tipo de técnicos a fin de responder a la gran demanda que se viene.
Estos cursos quedarán listos a partir de marzo o abril”, dijo Nicolás Aznárez, quien lidera Punta del Este Studios, el desarrollo de la primera zona franca audiovisual concedida por el Estado para elaborar productos cinematográficos sin que los mismos sean gravados por impuesto o tasa alguna. Los planes que expone son parte de los preparativos del sector para la expansión que ya están experimentando y que esperan potenciar a corto plazo.
Este clima expectante es producto de la respuesta positiva por parte del Estado a la propuesta presentada por productores publicitarios y de series y películas con el respaldo además de todas las empresas que se benefician indirectamente con el desarrollo de este sector; a saber: hotelería, restauración, catering y transporte.
Desde el ámbito estatal, Uruguay ha decidido sumar a su larga lista de atractivos para invertir en el país una fuerte política de subsidios dirigida a la “industria creativa” que tiene como objetivo facilitar la generación de contenidos en el territorio uruguayo. En este marco, en noviembre pasado, el gobierno presentó, el Programa Uruguay Audiovisual, una propuesta de estímulo a la industria audiovisual que contempla, entre otras medidas de apoyo, la devolución a las productoras de un porcentaje del gasto efectuado hasta un máximo de un millón de dólares.
“El objetivo es convertir a Uruguay en un hub regional para la producción audiovisual”, sostuvo en la ocasión el ministro de Industria Omar Paganini. “Nuestro cine alcanzó una madurez creativa y Uruguay se posiciona hoy como un país innovador y osado en cultura”, manifestó Mariana Wainsten, directora de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura. El Programa Uruguay Audiovisual (PUA) no es nuevo. Lo lanzó en realidad la gestión anterior, en 2019, como plan piloto, ofreciendo a los productores la devolución por parte del Estado de parte de la inversión hecha por los productores. Los efectos de esta iniciativa, sumados a la mayor seguridad jurídica, la menor conflictividad sindical y un mejor control de la pandemia de coronavirus respecto a otros países de la región, hicieron que ya durante el 2020 se comenzaran a ver los primeros resultados.

Cursos
Es en este contexto, y previendo que este clima favorable no se frenará sino todo lo contrario, es que Punta del Este Studios y la New York Film Academy (la Escuela de Cine de Nueva York) acordaron llevar adelante una serie de cursos que tienen como objetivo preparar técnicos para esta incipiente industria de la producción de contenidos en Uruguay y evitar cuellos de botella ante un crecimiento que esperan será muy importante de la demanda de mano de obra calificada.
El mercado audiovisual uruguayo exporta unos U$S 20.000.000 al año -y espera llegar a los 50 millones- con producciones que generan unos 1500 puestos de trabajo directos, a los que se suman a otros tantos de forma indirecta. El Uruguay cuenta con 460 empresas en el sector.
El fondo concederá para presupuestos de filmación entre U$S 600.000 y U$S 1:000.000, un “cash rebate” del 20 por ciento para cada proyecto.

Falta poco
Punta del Este Studios, la primera iniciativa de zona franca audiovisual, estará operativa a fin de año en el complejo Fasano Las Piedras.
Aznárez obtuvo la primera autorización por un plazo de 30 años de este tipo concedida por el Estado que habilita un régimen libre de impuestos para los contenidos elaborados en la mencionada zona franca.
Entre los impuestos que no se aplicarán a esta industria están “el impuesto sobre la renta, el IVA, el impuesto al patrimonio, el impuesto específico interno y el de control de sociedades”, dijo Aznárez. “Además -agregó-, se verificará la exención de cargas de seguridad social para extranjeros y ya se dispuso la libre circulación de capitales y la repatriación de utilidades sin restricciones legales”.
“En otras palabras -explicó-, el valor agregado en Punta del Este Studios no estará sujeto a impuestos, lo que permitirá a las empresas extranjeras desarrollar negocios globales de manera competitiva, ofreciendo reducciones masivas de costos que hacen que la industria sea más rentable si tienen su sede en Uruguay”.
“Para fin de año vamos a quedar pre-operativos y va a coexistir la continuación de la construcción de la infraestructura con la concreción de algunos de los proyectos de filmación que hemos acordado con varias de las principales plataformas”, dijo Aznárez.

Exentos en todo el territorio
Es una inversión que ronda los 25 millones de dólares que en los últimos meses recibió una nueva autorización del gobierno que dejó exenta de impuestos la producción fuera del espacio físico de la zona. Esto permitirá que muchas producciones puedan realizarse en otros puntos del territorio uruguayo sin que su ejecución quede alcanzada por cualquier tipo de impuestos. “Como la ley nos permite salir a filmar fuera de la zona franca vamos a comenzar con varios de los proyectos que ya tenemos acordados pese a que no contemos con toda la infraestructura”, agregó.
“Estamos hablando con los ejecutivos de todas las plataformas. Hay mucho interés de su parte. Estamos en contacto con la gente de Netflix, de Amazon, con productores independientes, tanto argentinos como brasileños, de altísimo nivel”, reveló Aznárez.
“Están todos a la espera de que estemos operativos para poner un pie en nuestra zona para fin de año”, dijo. “Más que las piezas publicitarias, nosotros apuntamos a la filmación de las series que abarcan períodos de seis a ocho meses. Por ejemplo, con mi socio Andrés Mailhos -director de El camino films- tenemos varios proyectos en espera de que se termine de elaborar el régimen establecido en el Programa Uruguay Audiovisual para empezar a trabajar”, añadió.

Mini ciudad

“En la zona franca serán levantados tres estudios insonoros, y tenemos un barrio residencial que se denomina backlote y un almacén tipo warehouse para albergar todo tipo de efectos especiales. Es como los grandes estudios estadounidenses llevados a una escala local”, explicó Aznárez. El afamado Estudios Quanta de Brasil, es uno de los socios estratégicos del proyecto.
Aznárez también destacó que Punta del Este es la cabecera de playa del primer cable submarino de fibra óptica que conecta con los Estados Unidos. Esto permite un acceso ilimitado a internet.

Contenido publicitario

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre