1 2005maldonado nuevofoto figueredo

 

Miembros de la dirección de Vivienda de la comuna y ediles del legislativo, entre otras autoridades, investigarán cómo fue posible que se trazara un fraccionamiento en una tierra municipal ubicada al norte de Maldonado en una zona rural. La edila Magdalena Zumarán dijo a FM Gente que se trata de un lugar llamado “Fraccionamiento Norte” que, aparentemente, se comenzó a realizar sin ningún tipo de autorización formal por parte de la propia comuna. Zumarán integra la Comisión de Planeamiento de Junta Departamental, que ya pidió ponerse al día con este tema.

“Si un particular hubiera hecho todo esto, las sanciones serían enormes, entonces, más responsabilidad tiene que tener la propia intendencia de hacer todo un fraccionamiento sin absolutamente nada, ningún requisito”, dijo Zumarán a la emisora. “Pedimos a los directores que una vez conformado el expediente nos lo envíen a la Junta Departamental para primero saber qué ha pasado, cómo es posible que esto haya ocurrido, y además para saber qué es lo que se va a hacer con esas tierras”, explicó. La edila refirió que el asunto se descubrió el miércoles de la semana pasada. “Estábamos tratando el fideicomiso de viviendas y el expediente de la regularización del asentamiento San Antonio IV, y allí recibimos al director de Vivienda, Alejandro Lussich, y a la directora de Urbanismo, la arquitecta Soledad Laguarda”, señaló. “Al finalizar estos temas por los cuales estaban convocados yo aproveché la oportunidad -porque no todos los días tenemos a los directores allí en la comisión-, de consultarles sobre que por medios de prensa se ha establecido de que allí, atrás de Cerro Pelado, hay un fraccionamiento que se denomina Fraccionamiento Norte. No teníamos noticias de él, pero además, lo que teníamos oídas era que era totalmente irregular”, señaló.

Sin expediente

La legisladora dijo que la directora de Urbanismo explicó que ese fraccionamiento se hallaba en una “zona rural”, en donde cada lote debe tener “como mínimo” tres hectáreas. “La única forma de poder fraccionar más chico sería seguir las directrices de ordenamiento territorial, las famosas directrices de fraccionamiento que tanto se hablaba en el período pasado y que tiene que estar siendo votadas por la Junta Departamental en los próximos tiempos. Este fraccionamiento, este cambio de suelo no fue incluido en esas directrices de ordenamiento territorial, por lo cual no podría ser menor a tres hectáreas”, indicó. “Lo que nos dice la arquitecta Laguarda es que no puede hablarnos de un fraccionamiento tal porque planos no existen en la Intendencia; mejor dicho, expediente de este fraccionamiento no hay. Lo que están haciendo ahora es viendo los hechos, que allí hubo un movimiento de tierras, que allí hubo una gran inversión en unas conexiones de saneamiento aproximadamente de 150 metros como entrada, como si fuera un fraccionamiento de 150 metros”, señaló. “Preguntaron quién dio la orden de utilizar máquinas para hacer ese movimiento de tierras y no hay papel que indique quién dio la orden; preguntaron dónde está el plano, y no hay plano de ese fraccionamiento. Preguntaron dónde está la orden de esa inversión en saneamiento, que es muy grande, aproximadamente de cinco millones de dólares, y no existe documento que avale esa inversión”, añadió.

Irregular

Zumarán comentó que, a su juicio, “si un particular hubiera hecho esto” recibiría multas “muy grandes; sin embargo, la intendencia, la administración anterior realizó todo esto, aparentemente sin autorización, sin expediente, sin planos”. “Preguntamos también si la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial, la Dinort, había dado la autorización para este fraccionamiento: tampoco existía esta autorización”, agregó “Siempre nos preocupa cuando se hace algo irregular, pero que la propia intendencia haga un fraccionamiento irregular, la verdad que es algo de no creer”, indicó. “Entonces, más responsabilidad tiene que tener la propia intendencia de hacer todo un fraccionamiento sin absolutamente nada, ningún requisito necesario para hacer ese fraccionamiento. Sin planos, sin autorizaciones de medio ambiente, sin ninguna autorización necesaria para poder lograrlo”, añadió.

“Por eso nosotros pedimos que se nos envíe el expediente una vez conformado, porque repito, según lo que me dice la directora están haciendo una verdadera pesquisa entre todas las direcciones de la intendencia para saber dónde hay algún tema suelto sobre este fraccionamiento. Una vez conformado el expediente nosotros solicitamos y pedimos que la comisión hiciera suyo mi pedido, de que enviara el expediente a la Junta Departamental. Por un lado, para ver las responsabilidades – obviamente, que tiene que haber responsabilidades- y por otro lado, para saber, es zona rural, cómo es, porque el fraccionamiento ya está hecho, ya se hizo el gasto del dinero, y ya está la inversión de saneamiento, entonces, hay que pensar cuál es la mejor solución para ese lugar”, añadió. “Obviamente que tenemos que determinar qué es lo que se va hacer con ese predio de allí, si se sigue adelante, si se ve cómo es la forma de volverlo a cambiar de zona rural a zona urbana para poder realizar el fraccionamiento o si se va a darle otra finalidad”, concluyó.

Foto: archivo

Contenido publicitario