Hace unos días una señora denunció el robo de una importante cantidad de mercadería de un quiosco de la península. Según explicó la mujer a los policías, además de mercadería también habían desaparecido muebles que no eran de su propiedad. El lugar se encontraba sub alquilado y estaba cerrado y según sus cálculos todo lo robado ascendía a unos 300.000 pesos.
Así las cosas, personal del Área de Investigadores de la Jefatura de zona operacional II, con apoyo del personal de Analítica del Centro de Comando Unificado, se pusieron manos a la obra y lograron establecer que la persona que había sub alquilado el lugar se encontraba recluida en la cárcel de Las Rosas y sus familiares habían sido los responsables de llevarse la mercadería para entregar el local a su propietario. Según manifestaron desconocían que las cosas pertenecían a otra persona. Este miércoles se recuperó la totalidad de los objetos en cuestión y se enteró a la justicia competente.

Contenido publicitario

DEJA UNA RESPUESTA

Escriba su comentario
Ingrese su nombre