Un individuo de iniciales J.E.B.M., de 30 años de edad, fue hallado autor penalmente responsable de un delito de receptación y condenado a la pena de ocho meses de prisión, la cuál se cumplirá en régimen de Libertad Vigilada. Todo comenzó cuando en el mes de enero pasado se denunció el hurto de un automóvil marca Toyota modelo Corolla, que se encontraba dentro de un garaje con diversos efectos en su interior.
Pasó un tiempo y alguien vio el auto en un taller ubicado en calle M. Moleras de barrio Maldonado Nuevo. Corroborada la información, los investigadores procedieron a la incautación del vehículo y la citación de J.E.B.M. responsable del taller a presentarse en Fiscalía. Como no se presentó fue conducido por la Policía y se le impuso la condena.

Moto recuperada
A través de sus patrullajes, la Policía también pudo recuperar otro vehículo hurtado. El pasado día 10 fue denunciado el robo de una moto marca Vital, que se encontraba en la calle Sarandí casi Avenida Lavalleja. Al siguiente día, en momentos en que efectivos del Distrito II realizaban patrullaje preventivo por el asentamiento Los Eucaliptus, vieron una moto sin plásticos, conducida por un joven que resultó ser de 16 años de edad. El vehículo era el robado el día anterior
La jueza Penal de 11º Turno dispuso la formalización del adolescente por la presunta comisión de una infracción grave a la Ley Penal, tipificada como receptación en calidad de autor.

Hurto frustrado
La misma jueza dispuso la condena de Franco Alexander Míguez Rodríguez, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de hurto especialmente agravado en grado de tentativa, a la pena de siete meses de prisión, con descuento de la detención sufrida.
El pasado 11 de este mes un equipo policial que realizaba patrullaje por 18 de Julio e Ituzaingó, vieron a un hombre llevando una moto de tiro en sentido contrario a la flecha, por lo que le indicaron que se detuviera. Pero el sujeto abandonó el birodado y huyó del lugar.
Seguidamente se presentó una mujer que acreditó ser la dueña del vehículo, marca Yumbo Max, que había estacionado frente a su lugar de trabajo, en la calle 18 de julio.
Más tarde el sujeto fue detenido en Camino de los Gauchos y derivado a una dependencia policial. Realizadas las instancias correspondientes fue conducido ante la Fiscalía, siendo dispuesta la condena señalada.