El responsable de la Unidad Coordinadora de Políticas Sociales de la IDM, Walter Menéndez, sostuvo que mientras se concreta la instalación de un nuevo refugio en la capital del departamento la habilitación de un refugio en las instalaciones del Campus “dará una realidad sobre las personas que se encuentran en situación de calle: edades, historias previas y sobre todo su auto validez o no”. “Aún siendo personas mayores algunas se manejan por sí solas, mientras que otras presentan un deterioro sanitario más avanzado”, dijo el jerarca sobre quienes llegan al lugar.
Menédez indicó que “lo más importante es obtener un diagnóstico exacto previo a la instalación de un nuevo espacio por parte del Ministerio de Desarrollo Social (Mides)”. En ese sentido, resaltó las acciones conjuntas que se vienen desarrollado con el objetivo de dar una rápida respuesta y atender las necesidades de la población más vulnerable.
Respecto al ingreso, manifestó que las personas que son detectadas en la vía pública por personal del Ministerio del Interior -y manifiestan su voluntad de concurrir al refugio- son trasladadas en primera instancia al Hospital de Maldonado para un chequeo rápido. En tanto, “a las que concurren al Campus por su cuenta se les realiza un “triage” con el objetivo de determinar su estado de salud”. De acuerdo al registro “también hemos tenido ingresos de personas provenientes de San Carlos y Aiguá porque la asistencia abarca a todo el departamento”.

Plan de invierno
En los últimos días, una importante cantidad de ropa de abrigo, sábanas, toallas, artículos de higiene personal y electrodomésticos fueron trasladados desde la sede del Mides a las instalaciones del Campus. Menéndez agregó que se trata de un importante aporte para hacer frente a las bajas temperaturas y mejorar la calidad de atención, al tiempo que también se recibieron donaciones de empresas y particulares.

Contenido publicitario