Las instalaciones del Campus, acondicionado como centro transitorio de contingencia -con capacidad para 50 personas como máximo- alcanzó en la madrugada del lunes los 67 ingresos y aunque en un principio había sido pensado para hombres, se tuvo que alojar también a algunas mujeres. Ante este panorama, que generó preocupación en el gobierno local, el intendente Jesús Bentancur, convocó a una reunión para analizar la situación.
Tras el encuentro, el jefe comunal sostuvo que la IDM no puede contener a esa cantidad de personas, al tiempo que se están analizando alternativas para encontrar otro espacio transitorio. Una de las posibilidades más firmes es el Batallón de Ingenieros Nº 4 “que tendría un sector para albergar a 20 personas”, precisó.
Asimismo, preocupa la falta de sábanas, frazadas y comida en función de que “la previsión era otra y a pesar de la buena voluntad del proveedor de alimentos que incrementó solidariamente las raciones para cumplir con la demanda”.

Desbordados
Mientras tanto, la ONG Fundación A ganar es la encargada del centro de contingencia hasta que se concrete la apertura del nuevo refugio acordado con el Ministerio de Desarrollo Social (Mides). En ese contexto, su director Alejandro Ricco, solicitó a los usuarios “un mayor compromiso para poder organizar el desborde”.
Bentancur sostuvo que se trata de una situación compleja por las diferentes patologías que padecen algunas de las personas que son atendidas y recordó que previo al ingreso todos deben pasar por un control de salud. Por último, hizo hincapié que hay que encontrar una solución urgente a esta realidad”.

Contenido publicitario