delivery

Un joven que trabaja como repartidor para una pizzería denunció el martes pasado que dos hombres lo habían robado, quitándole el dinero de las entregas del comercio además de otras pertenencias.  El hombre explicó que mientras circulaba por Avenida del Mar su moto sufrió un desperfecto mecánico que le obligó a detenerse al llegar a Bulevar Artigas donde dos desconocidos que, al igual que él, iban a bordo de una moto Winner se acercaron para robarlo. Sin embargo, cuando los efectivos preguntaron por los datos de ambas motos para asentarlos en la denuncia, el joven dijo no recordarlos.
El relator siguió con su cuento, asegurando que bajo amenazas le robaron su moto y la billetera en la que iban sus documentos, 2.700 pesos y  6.750 pesos pertenecientes al dinero cobrado por las pizzas.
Según informó la emisora FM Gente, los investigadores comenzaron su trabajo a partir de estos datos pero pronto la historia comenzó a perder consistencia. Las contradicciones y testimonios recogidos pusieron a los investigadores a indagar al denunciante. En algún momento finalmente la mentira salió a la luz y se supo que la moto supuestamente robada seguía en su poder y toda la situación denunciada no era más que un invento.
Se notificó a la sede penal 2º turno y la juez subrogante ordenó que el joven permaneciera detenido y que ayer jueves fuera trasladado a su despacho para la instancia judicial.

Contenido publicitario