“¿Rey estás, dónde estás?”, por Danilo Arbilla

No me equivoco, creo, si digo que el Rey Juan Carlos I nos caía bien simpático a todos. Ello no quiere decir, empero, que su retiro a no se sabe dónde – no abdicación que fue en el 2014- merezca todos los días las primeras planas.
Las perspectivas de la campaña electoral en los EEUU, con Trump por un lado y Kamala Harris (candidata a vicepresidente Demócrata) por el otro, pienso que Joe Biden va a pasar un poco a segundo plano en la confrontación, da mucha más carne para cortar.
Pero lo de Juan Carlos no es mera anécdota, aunque las haya de sobra. Lo de él vuelve a tener una incidencia especial en estas épocas que se viven en el reino
Como dije, Juan Carlos caía simpático. No así la reina Sofía: tenía sus simpatizantes pero también sus contras. Igual que la hoy reina Letizia. Son como el mondongo: te gusta o no te gusta, sin mucho término medio.
Los dos momentos estelares de Juan Carlos I fueron en febrero de 1981, cuando el comandante Antonio Tejero copó el Congreso y el rey optó por el buen camino y el otro cuando en noviembre del 2007 mandó a callar al comandante Hugo Chávez. El famoso y aplaudido “por qué no te callas”.
En el interregno se le perdonaron o disimularon muchas cosas, por ejemplo el ser preparado y designado por Franco, lo mal que se portó con su padre Juan, el hecho de que demoró un poquito- dudó, se dice- en qué hacer en febrero del ’81 y el papelón de que a modo de disculpas invitara a Palacio al reprendido Chávez. Negocios son negocios, se dirá. Y… primero está España.
No es ésta la única ni la primera ocasión en que Juan Carlos desaparece: le pasaba una o dos veces por año, siendo rey, y la prensa española se hacía la distraída y hablaba de internaciones en clínicas suizas o safaris por África, preferentemente. También se sabía que el Rey era el lobista preferido de las empresas españolas y que no tenía mucho empacho en “presionar” gobiernos haciendo valer la condición de “madre patria”, para empezar. Lo hacía por España, preferentemente.
Pero anécdotas, papelones, contradicciones y algunas cositas no muy claras las hay en todas las monarquías. El Reino Unido es un ejemplo. Pero como que lo manejan mejor. Y mientras la gente está pendiente de toda esta gran burocracia real: se trata de los funcionarios públicos más caros del mundo, de los que no se sabe mucho lo que hacen, si están capacitados para la función y ni si marcan tarjeta o tienen horario. (Parecido a lo de la ONU y otros organismos internacionales como la OMS, UNESCO, FAO, FMI, Banco Mundial, etc.)
De todas formas, a Juan Carlos hay que agradecerle que fue quien, en las últimas décadas, respetando los principios y las instituciones democráticas, mantuvo unida a una España secesionista. Esto es, posibilitó la convivencia de distintas comunidades que, y esto es a confesión de parte, nunca se sintieron españolas. Y eso no es poco. Y se le debe contabilizar a favor.
Desde hace ya mucho tiempo España vive una especie de nueva guerra civil; incruenta sí, pero como aquella con muchos frentes y no menos fanatismos y sinrazones.
Juan Carlos mantuvo la unidad y la paz. Es así. Cuando su imagen comenzó a debilitarse ya sea por el alcohol – de eso se hablaba- las desapariciones, las desavenencias familiares a distintos niveles, se dio el rebrote de las nacionalidades, el resucitar de los republicanos e incluso la aparición de una nueva especie de republicanos demócratas, progresistas, populistas, oportunistas y bolivarianos, – todo a la vez- como es el caso de la gente de Podemos, hoy socios de Pedro Sánchez, y otrora asesores de Chávez.
La guerra está ahí, y lo que ha ocurrido con Juan Carlos es un retroceso fuerte para los pacifistas y los que pugnan por un marco de paz y convivencia.
No es fácil la tarea para el Rey Felipe VI. Le han dejado una pista muy resbalosa. Además, con un gobierno que decididamente no está a la altura, ni de cerca, de las circunstancias que se viven en la península.
Como Vallejo seguramente debe clamar: ay “España, aparta de mí este cáliz”.

Contenido publicitario