Tres muchachos de edad incierta se dirigieron a un comercio y solicitaron una tijera prestada en un local de comidas rápidas. Con gran amabilidad, los empleados del comercio se las facilitaron sin imaginar los fines que perseguían los representantes del futuro de la patria.
Lo cierto es que los jóvenes no pensaban cortar una cinta inaugural: se dirigieron a un automóvil estacionado y comenzaron a maniobrar en la cerradura para intentar abrirlo y robarlo. Según informó FM Gente, mientras se hallaban en esa faena fueron detectados por la policía que los detuvo y se los llevó a que conocieran las instalaciones de la seccional décima.

Foto: archivo

Contenido publicitario