carcel

Un hombre en avanzado estado etílico fue detenido acusado de haber intentado entrar en un galpón que cobija un horno para la confección de ladrillos, sobre Ruta 39. El miércoles pasado un residente del Camino a La Alameda se puso en contacto con la policía para notificar que un vecino le había alertado que un hombre en actitud sospechosa habría ingresado a un galpón de su propiedad donde se hacen ladrillos
El denunciante además de alertar a la policía decidió ir él mismo a ver qué sucedía. Cuando llegó al lugar alcanzó a ver a un desconocido, quien al percatarse de su presencia, se subió a su bicicleta y comenzó a pedalear todo lo rápido que sus piernas podían.
No obstante los daños en la puerta ya estaban hechos. Los efectivos policiales que recibieron el aviso avisaron a la Guardia Rural, que envió un móvil con personal hasta la zona. Casi de inmediato ubicaron al ciclista y no les costó mucho darse cuenta que estaba  completamente alcoholizado. El desconocido y su bicicleta fueron trasladados a dependencias policiales.
El juez de Penal 1er. turno de San Carlos fue informado del incidente. El magistrado ordenó que el hombre fuera puesto en libertad, pero que se le emplazara para presentarse en esa sede judicial este jueves.

Los championes

Otro delincuente no tuvo la misma suerte que el primero y resultó procesado y enviado a prisión acusado de haber intentado robar un par de championes de una vivienda en el barrio Los Olivos. El dueño del calzado había sido alertado por sus vecinos de lo que estaba ocurriendo y junto a ellos sometieron al intruso a arresto ciudadano, informó la policía.
Cumplido el papeleo en la comisaría, el detenido fue identificado como Marcelo Daniel Silva Cortes, de 35 años de edad y con antecedentes penales.
La juez de la sede penal de 4º revisó el caso y dispuso el procesamiento de Silva Cortes acusado de haber cometido un delito de hurto en el grado de tentativa, en concurrencia fuera de la reiteración, con un delito de violación de domicilio agravado.
La jueza ordenó que el acusado fuera internado de inmediato en Las Rosas.

Las pelotas

Otro que se ganó un lugarcito en la cárcel de Las Rosas fue Osvaldo Jesús Pellejero Gómez quien marchó al establecimiento este miércoles luego de que la justicia penal le imputara un delito de hurto.

La pasada madrugada, mientras personal del área de investigadores del Distrito II patrullaba por Bulevar Artigas, vieron a Pellejero caminando y cargando una bolsa negra de tamaño considerable. Cuando los policías la revisaron encontraron cuatro pelotas de fútbol y, ante la sospecha del hurto, el hombre, poseedor de antecedentes penales, fue trasladado a dependencias policiales.
Más tarde se radicó denuncia de que los balones habían sido sustraídos del vestuario del Club Atlético Fernandino y con esos elementos el caso pasó a la justicia que se expidió procesando al detenido.

 

Contenido publicitario