La Policía montó un fuerte despliegue en la zona rural aledaña a la ciudad de San Carlos con el objetivo de capturar al sospechoso de ser el autor del asesinato de la pequeña de siete años ultimada en la noche del pasado domingo.
El presunto autor del crimen de la niña, Matías Nicolás Roldán González, tiene veinticinco años, es oriundo del barrio Rodríguez Barrios de la ciudad carolina, uno de los epicentros de los enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes. Tiene varios antecedentes penales y recuperó la libertad hace algunas semanas luego de cumplir una pena por un delito no especificado por las autoridades policiales.
El operativo se lleva adelante en la margen oeste del arroyo San Carlos en las cercanías de la ruta 9 por el sur y al norte por la zona conocida como “barrancas norte”. La maniobra incluye a efectivos de varias reparticiones de la Jefatura de Policía de Maldonado, de un helicóptero del Ministerio de Interior. Además, en el lugar se encuentran varios efectivos de la Guardia Republicana. Marineros de la Armada Nacional fueron ubicados en el arroyo San Carlos debajo del puente sobre ruta 9.

Huyendo
La búsqueda en la referida zona rural referida se explica por la actitud de una persona joven, que en la mañana de ayer lunes escapó en la zona de monte ubicada sobre el arroyo San Carlos cuando su presencia fue detectada por efectivos de la Policía Montada.
“Esta mañana (por ayer lunes) una vecina del lugar avistó al sospechoso. Enseguida avisamos a la Policía”, dijo uno de los vecinos residentes de ese lugar rural de la ciudad de San Carlos.
El operativo nunca fue suspendido porque el personal que recorrió la zona rural fue relevado por otros efectivos que siguieron con la tarea de buscar al autor del crimen de la niña. Incluso fue seguido en horas de la noche de este lunes y en la madrugada de este martes con el objetivo de presionar al sujeto que se encuentra armado y que además conoce el lugar.
En tanto, efectivos de la Policía de San Carlos efectuaron en la víspera varios allanamientos en fincas del barrio Rodríguez Barrios y del barrio Asturias de la misma ciudad. Los operativos y allanamientos son llevados adelante por numerosos efectivos fuertemente armados. Se considera al sospechoso como peligroso y que se encuentra “jugado” como se asegura en el lunfardo delictivo. Por lo pronto, los investigadores aseguran que el sospechoso se encuentra “a monte” y que no tiene “cobertura” de otros delincuentes de la zona habida cuenta de la fuerte presión que realiza la policía para capturarlo. “Mató una botija de siete años”, se lamentó un policía que participa de los operativos de búsqueda.
Los efectivos actuantes fueron advertidos sobre la peligrosidad del sujeto y que su estado de desesperación lo podría llevar a cometer cualquier disparate. De cualquier forma, la Policía considera que su caída es algo que ocurrirá “más temprano que tarde”.

 

Contenido publicitario