Al tiempo que confirmó los trabajos en 10 hogares del barrio Nueva Esperanza y la entrega de materiales de construcción a las personas cuyas viviendas no hayan sufrido daños que requieran mano de obra, la alcaldesa carolina, Alba Rijo, aclaró que “a nadie se le pide ningún papel”, para recibir ayuda.

“Estamos los tres niveles de Gobierno involucrados en esto, tratando de revertir la situación lo más rápido posible, con el menor trámite burocrático”, señaló. “A nadie se le pide ningún papel, sólo el número de padrón”, aclaró. Asimismo explicó que los afectados por el temporal del jueves 22 de diciembre deben concurrir a las oficinas municipales para agendar la visita de los equipos técnicos, lo que consideró imprescindible para acelerar la evaluación edilicia y acceder de forma organizada a los materiales de construcción que entregan los gobiernos.

“Estamos trabajando los tres niveles de Gobierno: la Dirección General de Vivienda de la Intendencia de Maldonado, la Dirección de Obras, el Municipio y el Ministerio de Vivienda”, añadió.

Otros dolores

Todo el trabajo es similar al realizado en Dolores e incluye la cobertura social de las familias afectadas. Rijo confirmó que hay viviendas con destrucción total, parcial y con necesidades constructivas que no afectan las estructuras de las casas. Por lo demás, calificó el trabajo con el Sistema Nacional de Emergencia como “muy bueno, con una coordinación total”.

Desde la jornada posterior al temporal que afectó a San Carlos, Pan de Azúcar y José Ignacio, el Sistema Nacional de Emergencias entregó productos de higiene personal y de limpieza. Además, el Ejército contribuyó con 60 efectivos, móviles y un camión con una capacidad de 10 toneladas de carga. El Instituto Nacional de Alimentación aportó 40 canastas de alimentos para las familias desplazadas.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social recibe las solicitudes laborales de la industria de la construcción, que en esta etapa del año comenzó la licencia.

Contenido publicitario