hemocentro

El profesor Ismael Rodríguez Grecco, director de la Hemored de ASSE, catedrático y jerarca de dos mutualistas, que en las últimas semanas fue cuestionado por actuar en el mismo rubro a nivel público y privado, criticó ayer la labor del Hemocentro y de su director, el Dr. Jorge Curbelo, a quien también vinculó a instituciones privadas. El técnico indicó que el Hemobús sigue saliendo a colectar sangre y hasta se ofrecen ventajas pecuniarias a los donantes cuando, según afirmó, mucha sangre debe descartarse por hay de más.

Rodríguez había sido acusado de querer dañar al hemocentro fernandino para privilegiar a empresas privadas capitalinas en las que trabaja. Una de ella abrió recientemente otro banco de sangre, al tiempo que Rodríguez pretendía, según se dice, retacear fondos a la institución local. Rodríguez también está a cargo de la Cátedra de Hemoterapia de la Facultad de Medicina y es jefe del Servicio de Hemoterapia del Casmu y de Casa de Galicia.

En declaraciones al programa “Viva la tarde” de Canal 10, el jerarca dijo que a Curbelo y a la directora del Sistema Nacional de Sangre hay que preguntarles por qué es que se descarta sangre y dijo que ésta no falta en el país. “Uruguay descarta más de 20 mil bolsas de sangre al año. Esto pasó en 2013, 2014, 2015 y sigue así, Lo que hay que hacer es una correcta racionalización de la utilización de sangre y de jornadas programadas acorde a las zonas geográficas del país”, señaló.
Consultado sobre cómo puede ser que se descarte sangre, dijo que la pregunta habría que hacérsela “a la directora del Servicio Nacional de Sangre y al director del Hemocentro de Maldonado”.

Tirada

“Si bien el fin del Hemocentro es bueno -nadie discute que debe existir-, es sumamente importante… Maldonado saca 17 mil bolsas, cuando la necesidad de una población de 311 mil personas en toda la zona Este es de unas siete mil. Hay una diferencia significativa”, afirmó.
Asimismo, indicó que “tanto los funcionarios del Hemocentro como el Dr. Curbelo, que es el director del Hemocentro, cuando salen con el Hemobús cobran honorarios por eso. Eso conlleva que la sangre se tira por descarte. Eso está documentado”, añadió.

Al respecto, aclaró que el estudio sobre ese tema no fue hecho por él, sino por la Dra. Lourdes Viano, directora del Servicio Nacional de Sangre. “Yo lo único que hago es un análisis, como profesor de la cátedra… Cuando se quiso membretar el tema de ‘conjunción del interés público con el privado’ no debemos olvidar que el director del Hemocentro, a su vez, le vende sangre al (Sanatorio) Cantegril y es el jefe, le venden sangre al (Sanatorio) Mautone y es el jefe y le vende sangre a Cerro Largo y es el jefe… Por tanto, las conclusiones. Esperemos que, por el bien de la comunidad, Hemovida no esté implicado en todo esto. Ellos siguen diciendo que tienen que seguir sacando sangre”.

<sub> Libreta de conducir
El especialista afirmó que los estudios científicos dicen que “no hay que seguir sacando sangre”. La Organización Mundial de la Salud y la organización Panamericana de la salud dicen que “las necesidades de sangre deben ser por zona geográfica. Y cuando uno toma la zona Este – Rocha, Maldonado, Treinta y Tres, Cerro Largo y Lavalleja- usa entre seis mil y 6.500 bolsas al año. Pero no termina ahí. Hablan de campaña de donación voluntaria de sangre. Y sin embargo le exonera de la libreta de conducir. Sacan siete mil bolsas en el este del país en la cual no pagan la libreta de conducir por donar. Eso es una forma de pago que está penada”, advirtió.
“Lamentablemente, todo esto trascendió a la prensa. Y uno se siente obligado, como profesor de la Cátedra de Medicina Transfusional… Y a su vez, esto lo asociación a que el Casmu, el 4 de mayo, abrió un Centro de Hemoterapia de alta tecnología. Es un centro de Hemoterapia, no es un Hemocentro”, precisó.
“El Casmu es la única institución del país que tiene 25 médicos titulados, hemoterapeutas. El Hemocentro tiene uno o dos, nomás. Y lo quisieron enrabar con eso, como enchastrando la cancha. Y eso es muy malo y le va a hacer mucho daño a la comunidad”, consideró.
De todos modos, Rodriguez señaló que la gente debe seguir donando sangre. “Y tiene que ir a donar a su prestador de salud. Eso es lo fundamental. Ni los grupos solidarios ni los clubes de donantes garantizan. Y es siempre ASSE la que paga esos procesos. Nada más que para el 19% de esos grupos solidarios y clubes de donantes, su prestador es ASSE. Más del 80% son prestadores privados”, subrayó.

Contenido publicitario