En los últimos días se detectaron en las playas de Maldonado y Rocha ejemplares de fragatas portuguesas o “falsas medusas”: la Physalia physalis. Tras detectarse esta situación, el coordinador de la Brigada de Guardavidas de la Intendencia de Maldonado, Carlos Curbelo explicó que se avistaron en las zonas de La Barra y José Ignacio y recomendó no tocarlas, porque “la picadura de la fragata portuguesa es una de las más dolorosas”. Estos seres tienen un color violeta intenso y sus tentáculos son más largos que los de las especies más tradicionales de medusas. Tienen además células urticantes que pueden causar diferente dolor dependiendo la zona del cuerpo que alcancen y la sensibilidad de la persona. Curbelo explicó que “generalmente permanecen sobre la superficie del agua, aunque es una época del año inusual porque generalmente aparecen cuando se registran temperaturas más elevadas”. Las personas alérgicas “deben tener precaución porque la toxina es más fuerte que la presente en las aguas vivas tradicionales y, ante cualquier reacción, se recomienda consultar al médico”, añadió.
Gabriela Failla, investigadora en la sección Zoología de Invertebrados del Departamento de Biología Animal de la Facultad de Ciencas explicó al diario capitalino El País que la aparición de colonias de estas medusas no es común a mediados del mes de noviembre. Valentina Leoni, magister de la Universidad de la República y estudiante de doctorado de la Universidad de Montpellier (Francia) concordó con esta idea. Ambas profesionales expresaron a ese medio de comunicación “que es muy temprano para que visiten las costas uruguayas”. Según explicaron, su presencia es más común en los meses de enero y febrero cuando las aguas oceánicas son más cálidas.
La hipótesis que maneja Failla es que se dio “un juego entre la corriente de aguas más cálidas de Brasil, el viento y el ciclo biológico de estas colonias”, es decir que las condiciones propiciaron una mayor reproducción de la especie. La falta de precipitaciones en el territorio que llevó a que haya poco aporte de aguas de ríos y arroyos en las aguas costeras puede ser otra de las razones por las que las fragatas portuguesas llegaran en este momento.

Precaución
Por otra parte, desde la organización Vida Marina comentaron por la red social Twitter que ante la presencia de la Physalia physalis “habría que disponer la colocación de banderas amarillas en las playas donde aparecen, para alertar sobre el riesgo, a los usuarios de la playa, además de entregar folletos preventivos”.

Foto: Ballenas de @La_Pedrera

Contenido publicitario