El pasado lunes se inauguró oficialmente la nueva rambla de San Carlos que bordea el parque La Alameda y que permite conectar Avenida Alvariza y la calle General Artigas sin entrar en el centro de la ciudad. En el acto estuvieron presentes varias autoridades municipales, entre ellas el Intendente Enrique Antía y la alcaldesa del Municipio de San Carlos, Alba Rijo.
La obra, en la que intervinieron varias direcciones de la Intendencia Municipal, se realizó con una inversión de, aproximadamente, tres millones de dólares y presenta una rotonda, una carretera de doble vía y una ciclovía. El proyecto fue aceptado por unanimidad por los concejales del municipio carolino.
“Esta es una obra de una gran importancia vial y urbanística” dijo el Director General de Planeamiento de la Intendencia, Roberto Chiaccio, y destacó que la nueva rambla “es un bypass que permite no entrar al centro de la ciudad si no es necesario, eso va a evitar el congestionamiento en el tránsito”.

La tormenta
La inauguración se realizó exactamente a tres años de la tormenta de viento que destrozó gran parte de la ciudad, las autoridades presentes recordaron el momento. Chiaccio se refirió al hecho y dijo que San Carlos “no siempre fue atendida con infraestructura como es debido”. “Hubo un intendente que tuvo 10 años el sartén por el mango y solo se le ocurrió hacer un huevo frito” dijo y agregó, “hoy transformamos ese mamarracho en lo que debe ser, un cruce semofarizado”, presentando junto con la nueva obra los semáforos que se instalaron hace unas semanas atrás en la intersección de Avenida Alvariza y Tomás Berreta, y que comenzaron a funcionar hace pocos días.
Por su parte el Intendente dijo que esta es una obra de desarrollo para la ciudad y remarcó que “habrá un antes y un después, porque estas obras generan progreso”. “San Carlos se vuelca a La Alameda, se vuelca al arroyo. La familia de San Carlos lo va a disfrutar, esta rambla va a ser un punto de encuentro” comentó.
Al igual que el Director de Planeamiento, el Intendente Antía hizo referencia a críticas que ha recibido la obra desde que fue presentada, como por ejemplo las consecuencias que puede tener sobre el manejo del agua en la zona. Es sabido que cuando hay altos niveles de precipitación el Barrio Sur y la zona de La Alameda, son de las más afectadas por inundaciones. “Algunos criticaron esta obra y dijeron que se va a inundar toda la ciudad. No va a pasar eso, el tiempo nos va a dar la razón, y con el tiempo la gente va a valorar esta rambla” dijo el jerarca. Consultada por Correo de Punta del Este, la alcaldesa Alba Rijo no quiso dar declaraciones.

Apuestas
Sobre las críticas, Chiaccio dijo además que “hubo gente que apostó un cordero a que esta obra no salía” y agregó, “un colega mío iba todas las semanas a DINAMA para pedir que la obra fuera categorizada como C y no como A, eso nos trancó seis meses los trámites”.
Según la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) una obra de categoría A es aquella “cuya ejecución solo presentaría impactos ambientales no significativos, dentro de lo tolerado y previsto por las normas vigentes”. Sin embargo, las obras de categoría C son aquellas que “pueden producir impactos ambientales negativos significativos, se encuentren o no previstas medidas de prevención o mitigación”. Según las normas, las obras con esas características requieren de un estudio de impacto medioambiental completo.