Una carnicería fue blanco de los rapiñeros una vez más. En este caso se trata de una ubicada en Francisco Maldonado y Sarandí adonde ingresó un individuo armado y amenazando a los empleados se llevó la caja registradora. La recaudación ascendía a 3.000 pesos uruguayos. Luego se retiró del lugar en una moto con otro sujeto que lo aguardaba. Se investiga.

Contenido publicitario