El vocero de un grupo de estaciones de servicio de Maldonado, Nicolás Pascaretta, informó ayer que se ha estado regularizando el suministro de combustible en las diversas localidades del departamento. No obstante, confirmó que desde ayer se suspendió la venta a quienes manejan tarjetas de crédito de las empresas Oca y Visa, tal como habían anunciado días atrás.
El suministro de naftas había mermado con motivo del feriado del 1º de año y el gran aumento de la demanda, lo que se había agravado por el sistema de carga que rige en la planta de La Tablada. Por lo demás, muchas personas decidieron llenar sus tanques por cuanto estaba previsto el aumento de todos los precios.
“Los camiones llegaron tardísimo ayer (martes). Algunos hasta las 11 o 12 de la noche”, dijo Pascaretta.. Además, estimó que los problemas que se registran en La Tablada “se solucionan colocando dos turnos: uno de 5 a 13 y el otro desde las 13 a las 21”, al menos “en época de zafra”. La planta trabaja de lunes a jueves de 6 a 15:30 y los viernes de 6:30 a 17. Mantiene ese horario desde hace dos décadas, pese a que se multiplicó la cantidad de vehículos.
El vocero confirmó que este miércoles se suspendió la venta de combustibles con las tarjetas de crédito Visa y Oca, aunque aclaró que la medida “no afecta a las tarjetas de débito”. “Se aceptan todas las otras tarjetas”, entre ellas todas las nacionales, que “supieron ser más eficientes y están trabajando con un arancel muy por debajo de lo que es el medio”, señaló.

“Jugoso el churrasco”
“Hay tarjetas, como la D, que cobra 0% de arancel a las estaciones de servicio. Y en la otra punta tenemos a Visa y a Mastercard, de las internacionales, que cobran 1,3 más un complemento si la tarjeta es internacional. Las tarjetas grandes son las que nos cobran más”, indicó. “Nosotros no queremos ir contra la corriente mundial. Queremos vender con tarjeta. Pero no queremos pagar el arancel que estamos pagando. Si hay tarjetas que cobran el 0%, o el 0,8%, ¿por qué no nos ajustamos a un arancel diferencial para las estaciones?”, se preguntó.
“Ellos saben nuestros problemas. Lo que pasa es que es jugoso el churrasco acá. ¿No es mejor que trabajemos con tarjeta y que todos seamos felices y comamos perdices? No es agradable decirle al cliente, que es de todo año: hoy con Oca no… Quiero que alguien me explique por qué hay tarjetas que trabajan con aranceles más bajos y sobreviven. Si las tarjetas más grandes se adecuan a los aranceles más bajos, trabajamos todos tranquilos y bien”, subrayó.
También se preguntó por qué el arancel lo tienen que pagar las estaciones de servicio, cuando en cualquier otra operación, como la compra de una casa, por ejemplo, lo paga el cliente. “Está bien: no lo paga el cliente. Pero bueno, repartámoslo entre las tres partes: cliente, estaciones y tarjetas”, indicó.

Consternada
Mientras tanto, enterada de la medida de los estacioneros de Maldonado, la ministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo estar “sorprendida y dolorida” por el hecho.“Es un daño para el turismo”, dijo a Radio Montecarlo. “No hay dudas que los visitantes, especialmente los que están en Maldonado, son personas acostumbradas a utilizar tarjetas” señaló.
La medida también fue criticada por el coordinador del programa de inclusión financiera del Ministerio de Economía (MEF), Martín Vallcorba. “Luego de meses de negociaciones, en abr-17 la Asamblea de @UNVENU1 (Unión de Vendedores de Nafta d Uy) aprobó la propuesta de rebaja de aranceles. Sorprende que ahora en Maldonado decidan no aceptar algunas TCrédito xq ‘aranceles son altos’. Justo al comienzo de la temporada”, dijo el jerarca en un tuit.
“Se dice que ‘la medida es contra los aranceles extremadamente altos que le cobran”… pero son los mismos que aceptaron hace pocos meses. Se perjudica a los usuarios y al turismo. Cada uno puede defender sus legítimos intereses, pero hay que respetar lo acordado No todo vale”, agregó.

Contenido publicitario