cigarro (Copiar)

El gobierno reforzará la vigilancia y sanción para garantizar que en Uruguay la calidad del aire permanezca libre de humo de tabaco, informó la página web de la Presidencia de república. Para eso, serán aprobadas sanciones a la administración que no cumpla la norma como también al fumador. Se prohibirá el consumo de cigarrillos en entradas-salidas de instituciones de salud y educación y en estadios deportivos, además de hacer cumplir la prohibición de fumar en taxímetros. “Queremos mejorar la vigilancia y sanción de los ambientes libres de humo de tabaco”, dijo el Presidente Vázquez en Buenos Aires durante el primer Foro Multidisciplinario del Cáncer. La medida incluirá desde nuevas campañas educativas, como sanciones al lugar y al fumador que no cumpla la normativa.

“Tenemos que lograr que incluso en los vehículos privados no se fume, en alianza con los niños”, según expresó en la apertura del primer Foro Multidisciplinario del Cáncer, organizado por la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer, que se realiza entre el 24 y 25 de octubre en Buenos Aires.

Patología

En este foro, Vázquez sostuvo que el tabaco es uno de los productos que inconcebiblemente hoy en día se sigue consumiendo, sobre todo en los países subdesarrollados. Los datos indican que entre 7 y 8 millones de personas mueren por cáncer u otras enfermedades, es decir, mata a más personas anualmente que las dos guerras mundiales del siglo XX.

“Por tanto, la lucha contra esta patología es una lucha de todos y si unimos nuestros esfuerzos, a poco tiempo vamos a poder tener una visión distinta de esta pandemia universal”, añadió. En ese marco, el Presidente sostuvo que “los gobiernos tenemos la obligación de tomar conocimiento y medidas para luchar contra esta pandemia”, expresó.

Advirtió que el cáncer de pulmón es prácticamente incurable, porque la incidencia y la mortalidad son muy similares. Añadió que la mortalidad es absolutamente evitable si no se adquiere el hábito de fumar.

 

La lucha antitabaco

Uruguay aprobó el Convenio Marco para el Control del Tabaco el 27 de febrero de 2005, antes de que Tabaré Vázquez asumiera el Gobierno por primera vez. Con Vázquez en el Ejecutivo, el precio y los impuestos al tabaco aumentaron, se establecieron medidas para que los ambientes cerrados estén libres de humo de tabaco.

También se indicaron advertencias sanitarias y cartelería específica sobre efectos del tabaco en el 80 % de la superficie total de la cajilla de cigarrillos —Uruguay es el primer país que aplicó esta medida—, regulación parcial de la publicidad y patrocinio, prohibición de clasificaciones en el tabaco, prohibición del cigarrillo electrónico, políticas de apoyo a las personas que quieren dejar de fumar. “No existe el tabaco light ni ultralight”, aclaró Vázquez

“Estas políticas hicieron que una multinacional embistiera al país” explicó el Presidente en su discurso a la audiencia, en relación al juicio que Philip Morris emprendió contra las medidas aplicadas en el país. Recordó que Philip Morris cuenta a su favor con un capital de giro es superior al PBI de Uruguay. El agente transmisor del cáncer es la industria tabacalera.

Sin embargo, el tribunal arbitral del Banco Mundial se expidió a favor de nuestro país, en un fallo histórico donde puntualiza que los países tienen el derecho soberano y la obligación de defender la vida de su gente, derechos que están por encima del derecho comercial.

 

Datos

Como datos de efectividad en las políticas públicas sobre control del tabaco, el Presidente uruguayo señaló que la contaminación de los ambientes interiores se redujo un 90%, el consumo en adultos pasó del 32% en 2006 al 22 % en 2011, en jóvenes de entre 13 y 17 años cayó del 30 % en 2004 al 9 % en 2014 y en médicos de 27 % en 2001 a 9,8 % en 2011.

Además bajó el ingreso a los centros de salud de pacientes con infarto agudo de miocardio bajó un 22 % en dos años.

Vázquez registró que si uno aumenta los impuestos al tabaco, aunque se venda menos los ingresos aumentan; en 2004 se recaudaron 84 millones de dólares pero en 2011 la recaudación fue de 318 millones de dólares. Es decir, Uruguay ganó al menos 100 millones de dólares anuales por la política de impuestos al tabaco.

“Los economistas se dieron cuenta que mucho más se gasta en tratar enfermedades producidas por tabaco que lo que puede ingresar por impuestos al tabaco”, estableció.

Contenido publicitario