PATRULLASLos amigos de los bienes ajenos son los peores males de la sociedad. Felizmente, las fuerzas del orden se dedican a tiempo completo a perseguirlos y sacarlos de circulación o, por lo menos, proporcionarles un justo castigo. Es lo que ha ocurrido, como siempre, en los últimos días.

Ahora la Jefatura informó que la pasada semana un hombre se presentó en la Seccional Sexta y dejó constancia de que le habían hurtado dos celulares de un camión de reparto. Poco después, otro individuo fue a denunciar que le habían arrebatado la suma de 500 pesos uruguayos.
Personal de la Brigada de Hurtos de la unidad se puso a investigar ambos hechos y pudo establecer que cierto sujeto poseedor de antecedentes penales podía estar involucrado en ambos hurtos, de modo que lo detuvo y lo interrogó.
Efectivamente, el hombre declaró haber sido el autor del robo de dinero y agregó que tenía en su poder uno de los celulares hurtados desde un camión, aunque no lo había robado sino comprado.
Sin más trámite, quien resultó ser Jonathan Dario Amoedo, fue puesto a disposición de la sede Penal de 4to Turno, cuya titular lo envió a prisión por la presunta comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado y un delito de Receptación en Reiteración Real.

Hurto de moto

Otro individuo fue detenido hace unos días por efectivos de la Dirección de Investigaciones. Los funcionarios realizaban patrullajes por la avenida Lavalleja cuando observaron a un sujeto que circulaba en una moto que no tenía sus plásticos ni la chapa matricula.
El hombre fue detenido y la moto fue inspeccionada. Ahí se verificó que su número de motor y chasis se encontraban adulterados. En primera instancia no se pudo establecer si el vehículo era hurtado, por lo que el conductor, un hombre de 24 años de edad, fue puesto en libertad.
No obstante, luego se practicaron nuevas pericias en el departamento de Policía Científica y se pudo establecer que la moto había sido robada el pasado 9 de marzo, desde la esquina de la calle Santa Teresa e Ituzaingó.
El conductor fue detenido nuevamente y se hallaba este fin de semana a disposición de la justicia.

Dos años después

Otro robo de moto fue aclarado en jurisdicción de la Seccional Tercera de Pan de Azúcar. En este caso, todo ocurrió el pasado 10 de abril cuando alguien sustrajo un vehículo Baccio del patio de una casa. La Policía fue enterada de inmediato y no mucho más tarde fueron atrapados dos individuos, que confesaron la autoría del hurto.

Ambos fueron llevados ante la Sede Penal de 4to Turno, cuya titular determinó el procesamiento con prisión de Victor Manuel Leal, poseedor de antecedentes penales, y de C.A.G, imputados de la presunta comisión de un delito de Hurto Especialmente Agravado.

En Punta del Este también se recuperó una moto hurtada cuando, en horas de la madrugada, en momentos en que efectivos de la Seccional 10ª se encontraban realizando patrullajes y avistaron a una moto circulando a contra mano por las calles del balneario. Los agentes detuvieron al conductor, un joven de 17 años, quien carecía de toda documentación, por lo que fue trasladado hacia la seccional. Allí se pudo determinar que la moto era una Baccio Px 110 que había sido hurtada hace casi dos años, el 19 de mayo de 2013, en la misma jurisdicción.
Del hecho fue enterada la justicia competente, que dispuso la entrega del menor a sus responsables en calidad de emplazado y la ubicación de un mayor de edad, quien estaría vinculado al hurto de la moto.

 

Hubo nuevos controles vehiculares

En horas de la tarde del viernes se realizó un nuevo operativo impacto, esta vez en el cruce de las Rutas 37 y 73, en zona oeste. Se identificaron 48 vehículos y 60 personas; cinco motos y dos autos fueron incautados.
La Jefatura informó que cuando se comenzaba a levantar el operativo un auto marca Peugeot pasó a muy alta velocidad por la ruta 37 hacia el sur. La Policía le indicó que aminorara la marcha, pero el conductor hizo caso omiso a las indicaciones y puso en riesgo la integridad fisica del personal que se encontraba en el lugar. El vehículo siguió de largo a gran velocidad, por lo que la Policía lo siguió y lo detuvo. Se trataba de un sujeto de 51 años, quien carecía de licencia de conducir y estaba impedido de manejar por encontrarse en tratamiento con psicofármacos. EL automóvil fue incautado.

En la jurisdicción de la Seccional Segunda de San Carlos, también se realizaron controles y tres motos fueron incautadas.

Contenido publicitario