Sindicato policial dice que faltan recursos humanos : “la delincuencia está de fiesta y ahora llegan a volar cajeros de bancos en Maldonado”, sostuvo el gremio

 

El Sindicato Policial de Maldonado difundió un comunicado para dar a conocer su opinión de que la Jefatura local carece de todo el personal que necesitaría para prevenir y reprimir eficazmente el delito. A juicio del sindicato, sería necesaria la contratación de mil efectivos para estar en condiciones de trabajar correctamente.
“Reiteramos nuestro reclamo en cuanto a la falta de recursos humanos y materiales para combatir la delincuencia en nuestro Departamento, están faltando aproximadamente 1000 policías para poder desempeñar correctamente la función”, señaló el mensaje.
El gremio tuvo en consideración “los últimos acontecimientos delictivos” que tuvieron lugar en el departamento de Maldonado, que incluyeron “la voladura de un cajero”, a lo que sumó “la falta de tobilleras para controlar a las personas denunciadas por violencia doméstica, lo que genera la vigilancia con personal policial las 24 horas en el domicilio de las víctimas y a todos los lugares donde quieran concurrir (espectáculos públicos, lugares de esparcimiento, etc.)”.
El sindicato estimó que hay una “omisión del sistema político del departamento en pronunciarse procurando mayores recursos humanos para combatir la delincuencia”y que hay actualmente “una luna de miel en materia de seguridad pública tanto el gobierno departamental como el nacional”.

“De fiesta”
“Mientras esto pasa, la delincuencia está de fiesta y ahora llegan a volar cajeros de bancos en Maldonado; la Policía no llega a tiempo para prevenir dichos hechos por la falta de personal. La falta de personal impide realizar correctamente tareas de prevención, aun contando con información de posibles hechos delictivos como se pudo ver en medios de prensa con respecto a la voladura del cajero del Banco Itau de Punta del Este”, dijo el comunicado.
El mensaje fue suscrito por la directiva, integrada por el Dr. Julio César Pereira, Raúl Pereira y Julio Acosta.

Foto: R. Figueredo