bomberos

 

El sismo registrado en las primeras horas de la noche del miércoles al otro lado de la cordillera de los Andes fue percibido en varios edificios de la ciudad de Punta del Este y sus alrededores, lo que causó tanta sorpresa como miedo e incertidumbre.

La más fuerte repercusión se registró en la torre Marfil, un edificio de diecisiete pisos ubicado a la altura de la parada 14 de la avenida Roosevelt. Esa torre, construida a comienzos de los años ochenta, tiene ocupadas de forma permanente cincuenta de sus unidades. Hay propietarios e inquilinos uruguayos, argentinos y brasileños que residen todo el año en la zona y que se sorprendieron con el extraño episodio.

“Estaba mirando el partido de fútbol cuando de pronto noté como se estaba moviendo la araña que tenemos en el living. Como me llamó la atención cambié de canal y me encontré con lo que estaba pasando en Chile y las repercusiones en mi país”, afirmó un propietario argentino que vive en el piso tres de la Torre Marfil.

“Primero sentí como si un lavarropas hubiera comenzado a funcionar. Enseguida me pareció como si mucha gente estuviera bajando por las escaleras al mismo tiempo”, contó un joven brasileño que reside en el edificio desde hace cinco meses. Otros ocupantes de la torre no sintieron nada. Por su propia cuenta los residentes bajaron a la planta baja.

Temblores

En algunos apartamentos las heladeras y otros electrodomésticos se movieron. Lo mismo ocurrió con otros efectos que se encuentran dentro de cada unidad.

Una dotación de Bomberos alertada por el portero llegó a lugar. Los efectivos revisaron la estructura del edificio. Luego el administrador del complejo bajó al garaje para revisar las columnas y los pilares que sustentan todo el peso de la estructura. No se detectaron problemas en ningún lado.

En las torres del complejo Roosevelt Center también se sintió el impacto del sismo ocurrido a más de dos mil kilómetros de distancia. En otros lugares del balneario también fue advertida la onda del temblor. Además, hubo repercusiones en otras localidades del departamento como Maldonado y San Carlos, aunque no hubo llamadas ni pedidos de socorro.

 

También en Paysandú, Colonia y Montevideo

Leda Sánchez, encargada académica del Observatorio Geofísico aseguró ayer a medios capitalinos que hubo llamadas que reportaron temblores desde Punta del Este, Paysandú, Montevideo y Colonia. Asimismo, advirtió que la información todavía no pudo ser recabada porque el único sismógrafo del país, que está ubicado en Sarandí del Yí, no tiene conexión con Montevideo.

Sánchez pidió que quienes hayan sentido temblores en otras zonas del territorio lo reporten al Observatorio Geofísico para “poder entender cómo fue la propagación” del fenómeno en suelo uruguayo. “Así armamos un cuadro para ver en función del epicentro del sismo, cuál pudo haber sido la cola y cómo llegó la onda a nuestras latitudes”, explicó.

Sánchez refirió que un sismógrafo cuesta entre U$S 20.000 y U$S 35.000. Uruguay tendrá dos nuevos aparatos en los próximos meses, cuando se ponga en marcha un proyecto regional.

 

Contenido publicitario