Stefanía Quirque Bello, la piriapolense que fue capturada hace un mes por pedido de Interpol, se fugó en la tarde del martes del domicilio adonde cumplía arresto total por orden judicial. La mujer, que estaba en libertad luego de cumplir una pena impuesta por la justicia uruguaya, había sido requerida por su vinculación a una causa de narcotráfico de Brasil. En el control de la policía del pasado martes, Quirque se había fugado.
Stefanía Quirque Bello fue capturada a principios de agosto en Piriápolis, adonde estaba viviendo luego de cumplir una pena impuesta en 2011.
En aquel momento había sido capturada en Canelones, adonde vivía junto a un líder narco con el que estaba en pareja. No obstante, la relación con la justicia venía de un cruento episodio del 2008 cuando, junto a un arquitecto del que era amante, trataron de matar a la esposa del profesional.
La primera vez Quirque y el arquitecto dispararon y apuñalaron a la contadora, pero la mujer sobrevivió. Fue internada en el Hospital Británico y allí Quirque intentó matarla por segunda vez cuando disfrazada de enfermera, ingresó al sanatorio y pretendía llegar hasta la cama de la contadora para aplicarle una inyección de insulina. Sin embargo, no pudo concretarlo y entonces contrataron a dos sicarios que debían matar a la contadora.
El tercer ataque tampoco logró el objetivo y finalmente Quirque y el arquitecto fueron detenidos y sometidos a la justicia.

La primera fuga
Quirque fue remitida a prisión y estuvo hasta 2011 cuando, durante un horario de visita, se fugó. Tiempo después se dijo que había cruzado la frontera por Chuy y que en Santa Victoria se había relacionado a narcos brasileros. Un año más tarde, fue detenida en Canelones adonde se había radicado con un brasilero líder de un grupo de narcotraficantes que era su pareja. Quirque fue nuevamente sometida a la justicia. No sólo tenía pendiente el resto de la condena por los atentados contra la vida de la contadora sino que se le agregó la fuga y el uso de documentación falsa.
Otra vez en la cárcel, esta vez cumplió la pena y nada se supo de ella hasta principios de agosto de este año cuando un operativo de varios cuerpos policiales y liderado por Interpol la detuvo en su ciudad natal, Piriápolis. El alerta internacional, emitido desde Brasil, requería a Quirque por su vinculación a una causa de 2017 por narcotráfico. Una vez capturada fue sometida a la justicia; tras la instancia en el Juzgado de 31º turno de Montevideo, y con actuación de la fiscal Dra. Stella Llorente, se ordenó su arresto domiciliario total para el que fijó domicilio en Piriápolis.
Desde ese momento, tres veces por día, la policía de Maldonado controlaba que Stefanía Quirque permaneciera en la casa. El control matutino realizado este martes fue normal, pero cuando los efectivos llegaron por la tarde, próximo a las 15 horas, la mujer ya no estaba en el lugar. Su fuga fue comunicada a la fiscal de turno de Maldonado, quien a su vez elevó la novedad a su par Llorente y al juez de la causa.
Fuente: FM Gente