liceo5 (Copiar)El edil colorado Sebastián Silvera propuso recientemente en la Junta Departamental que se intente montar en Maldonado un liceo público gestionado por privados similar a los que funcionan en otras partes del país. El legislador dio a entender que la educación secundaria se encuentra “deteriorada” en el país, aunque no sugirió detalles precisos de quién financiaría su iniciativa.

Silvera dijo que la mayoría de los liceos gestionados por particulares “funcionan, en su gran mayoría, en la capital de nuestro país, sumándose a ellos recientemente el Liceo Francisco en el departamento de Paysandú, inspirado justamente en el Jubilar Juan Pablo II”, que se creó en 2003 y “fue el pionero”. Ese instituto “recibe 400 alumnos cada año, entre ellos, 120 estudiantes con aspiraciones de terminar el Ciclo Básico, los cuales rinden un programa, aprobado por Secundaria, que compacta tres años en uno”, explicó.

El edil señaló que “también funciona actualmente el (liceo) Providencia, que inició sus actividades en el año 2012, recibiendo a unos 60 alumnos por año y contando con un centro de educación complementaria para niños en edad escolar, los cuales pueden pasar directamente al liceo. Otra de estas instituciones modelo es el Liceo Impulso, que se fundó en el año 2013 y recibe a 100 alumnos por año, contando en la actualidad con la presencia de 300 estudiantes”, agregó.

Ejemplos

El edil consideró digno de destaque comunicar “que se prepara un liceo bajo esta modalidad pública de gestión privada para los hijos y trabajadores de la FOEB, el gremio de la bebida, el cual estaría funcionando el año próximo o a partir del año 2017. Este último sería de doble turno y tendría la particularidad de que también se enseñarían oficios”, explicó.

Asimismo, dijo que en Paysandú funciona el “liceo de tiempo completo Francisco, primer centro educativo privado y gratuito. Este centro se construyó en un predio y edificio cedido en comodato por la Iglesia Católica, colaborando en el proceso fundacional el Padre Gonzalo Aemilius, atendiendo a unos 50 adolescentes de barrios de contexto crítico, donde muchas veces conviven diariamente la drogadicción y la delincuencia. Las fundadoras y promotoras de este centro fueron Mónica Olivelli, Elena Zorrilla y Nilda Sandri, tomando como referencia la excelente obra que se venía realizando en el Liceo Jubilar y los resultados que se habían logrado con jóvenes de los barrios Borro y Marconi”, indicó.

No obstante, después de destacar la labor de estos centros, dijo que “lamentablemente, lo que debería ser motivo de orgullo para toda la ciudadanía, para parte del gobierno del Frente Amplio y los sindicatos, no lo es”. Al respecto, dijo que la semana pasada la directora general de Secundaria, Celsa Puente, declaró “sentir preocupación por los liceos públicos de gestión privada y dijo que los buenos resultados que tenían estos centros eran producto de una preselección de estudiantes”, afirmó. A continuación, reprodujo declaraciones formuladas por la jerarca a una emisora capitalina: “Los liceos de gestión privada lo que hacen es una selección de jóvenes para su ingreso, tienen un número muy acotado de alumnos, lo que les permite hacer un seguimiento muy específico. No estoy de acuerdo con estas instituciones y me preocupan un poco”.

Tarea social

Silvera dijo que también el gremio de ADES –Asociación de Docentes de Educación Secundaria–, afirmó “que estos centros no enseñan nada y que solo son una especie de centros de contención; esto, entre otra serie de críticas dirigidas fundamentalmente a los Liceos Impulso y Jubilar”.

“Realmente, causan asombro y rechazo absoluto las manifestaciones de la directora general de Secundaria, Celsa Puente, no solo por ser falsas e injustificadas sino, además, por carecer de todo tipo de fundamento. Dice que en estos liceos se hace una selección para el ingreso, pero omite decir que esta selección se hace entre jóvenes con diversa problemática social, de zonas críticas como los barrios Borro y Marconi, que manifestábamos anteriormente, por lo que esta “selección” –entre comillas–, lejos de ser una ventaja, por el contrario, lo que hace es magnificar la tarea social y educativa llevada a cabo por estas instituciones”, añadió.

El legislador también recordó que “estos liceos públicos de gestión privada se financian, justamente, en forma voluntaria por empresas y capitales privados”. Acto seguido, estimó que “si se pudo hacer una institución educativa de este tipo en un departamento como Paysandú, también podrían empezar a recorrerse los caminos a través del sistema político en su conjunto y de las diversas organizaciones civiles y sociales para que esto pudiera concretarse en nuestro departamento, siendo que existen carencias no solo educativas sino fundamentalmente sociales”.

“El propio Padre Gonzalo Aemilius, cuando dio una charla en este recinto, expuso la dificultad que implicaba la creación de este tipo de centros, pero apelando a la responsabilidad social empresarial y justamente a las decenas –¡decenas!– de empresas pudientes que se desarrollan en nuestro departamento; creemos que es completamente viable. Si se pudo en Paysandú, estamos convencidos de que acá, en Maldonado, la creación de un centro educativo de acceso público pero de gestión privada también es posible”, concluyó.

El edil no pidió ningún destino para sus palabras.

Contenido publicitario