Testigos complican al agresor de joven cordobés

 

Cinco jóvenes cordobeses aseguraron que el abogado mendocino Bernardo Alcanoni le asestó un golpe de atrás a Tomás Lacase durante la refriega registrada el pasado domingo en la zona portuaria de Punta del Este. Según los testigos, el abogado llegó al lugar después de correr entre treinta y cincuenta metros cuando, según contó su padre a un periodista de esta casa, escuchó los pedidos de auxilio de su hermana. Por eso le asestó un puñetazo entre la oreja y la nuca.
En el incidente, Lacase sufrió alrededor de treinta fracturas en su cráneo y cara además de la pérdida de varias piezas dentales. A su vez, se formaron dentro de su cráneo dos coágulos. Según sus familiares su estado de salud mejora con el correr de las horas. Está en el centro de tratamiento intensivo del Sanatorio Mautone.
Los testigos aportaron su testimonio durante una audiencia celebrada ayer miércoles en el Centro de Justicia, dirigida por el juez penal de feria Darwin Rampoldi. Uno de los jóvenes agregó que vio al mismo abogado asestarle un puntapié en la cabeza de Tomás cuando éste, tirado en el piso, se recuperaba del golpe recibido en su cabeza. El mismo fue aplicado cuando Tomás tenía la cabeza a unos diez centímetros del suelo, aseguró el testigo. Los otros cuatro no se percataron de este incidente, sí del golpe de puño del ahora encausado desde atrás. Los jóvenes cordobeses aportaron su testimonio como testigos de la causa.
El abogado defensor del acusado, Julio Lens, pidió a la sede una serie de actuaciones entre las que se encuentra una pericia médica de las manos del abogado. Lens declinó formular comentarios sobre las actuaciones que involucran a su cliente. Ayer asumió como defensor de la víctima el abogado penalista Jorge Barrera.

Foto: Las cámaras de seguridad ayudan a saber qué sucedió.