Los trabajadores del hospital Elbio Rivero de Maldonado decidieron declararse en preconflicto ante la falta de recursos humanos suficientes para atender las necesidades del complejo. La decisión fue comunicada a todos los medios de prensa a través de una misiva redactada por la sección Maldonado de la FFSP (Federación de Funcionarios de Salud Pública), que preside Claudia Clavijo.
Actualmente el nosocomio es dirigido interinamente por el doctor Luis Faral. Tiene unos 50 mil usuarios y atiende en Emergencia a un promedio de 70 pacientes diarios; también posee nueve camas de CTI y varios más en “cuidados intermedios”. Es también un centro “referente” para la región este del país, por lo que recibe pacientes de Rocha y Lavalleja, pero se estima que le están faltando unas 60 personas solo en el área de enfermería. Los trabajadores estiman además que, a pesar de ser de construcción reciente, unos treinta años, el hospital ya está quedando “obsoleto”. Ni siquiera tiene rampas de acceso para sillas de ruedas ni baños para discapacitados. También tiene camas que no se pueden sacar de la habitación en las que se encuentran.
“Hemos planteado en varias oportunidades, alertando a la Dirección del Centro que ha habido varios temas de Salud de los trabajadores debido al sobrecargo de trabajo. Así como también se han tomado medidas de seguridad al paciente, bajando las cirugías en block, retirando sillones en la Emergencia, bajando camas algunos días”, indicó la misiva gremial.
Si bien admitieron que se ha mejorado la falta de personal por “nuevas contrataciones por Comisión de Apoyo de ASSE, así como el plan invierno”, los trabajadores consideraron que los refuerzos han sido “insuficientes”. “Tenemos problemas en las camas, camillas que no son ajustables”, destacaron. Al respecto, señalaron que muchas camas no tienen ruedas y “si un paciente internado se descompensa, debemos sacar rápidamente la cama para lograr salvarle la vida”. Como “hay solo dos enfermeros o un enfermero en la sala, al hacer tal hazaña sufrimos hernia de disco, u otros problemas de salud. Sin decir el stress que nos genera recorrer los pasillos, para llegar a la emergencia, tramo que se nos hace eterno”, señaló la misiva.

Por concurso
“Nuestro compromiso es hacia el paciente, los trabajadores ingresamos por concurso, se nos exige cierta formación para el ingreso, en cambio las direcciones son cargos de CONFIANZA, no requieren de ninguna capacitación, simplemente haber militado en X fuerza política”, dijo el gremio.
“Claro que hay una diferencia muy notoria de lo que se llama compromiso de trabajo, cuando muchos somos convocados por la Licenciada en Enfermería Jefe, quien nos solicita quedarnos más horas, porque no hay quien cubra el turno, porque X compañero no concurre por certificación médica, sabemos que es casi imposible conseguir una persona quien pueda cubrirlo. Muchas, muchas y muchas veces lo realizamos en primer lugar por los pacientes, en segundo lugar porque el pedido desde la Encargada es totalmente coherente”, aclararon.
Además, destacaron que “continuamente” hay renuncias de personal y nuevas contrataciones. En esas instancias, hay que “volver a explicar nuevamente a los compañeros que ingresan todo el funcionamiento, una y otra vez, pero por tan bajo salario, ni bien te sale algo mejor te vas, porque peligras de cometer algún error y perder tu título, que tanto te sacrificaste para obtenerlo, el estar siempre al límite de personal, sabiendo que casi la mitad de los usuarios de las salas son Grado 4 (total dependencia del enfermero, para bañarse, comer, ir al baño, etc.)”, dijo la carta.
“Sabemos que por diferentes razones los familiares no están al cuidado, es por eso que tratamos de resolver todo lo que podemos al paciente. Según la OMS para estos casos debería existir una unidad de enfermería hasta 7 pacientes, pero en el Hospital son siempre de 9 pacientes, si por algún motivo falta un compañero son 18 a 20 pacientes para atender un solo enfermero”, indicó la misiva.

Mirar al costado
El comunicado agregó que “siempre es recomendable mirar, leer las novedades, leer la Historia Clínica, pero si hacemos esto no llegamos a medicar, no le podemos hacer la extracción de sangre para los estudios, etc. etc.”
“No podemos mirar para el costado, dejando pasar día, tras día, que ya no podemos más, que por las razones que la dirección diga, que en planilla figuran XXX enfermeros, pero en la realidad hay menos trabajando. Se nos falta el respeto diciendo que las planillas dicen que hay XXX enfermeros, o sea que ellos ya hicieron todo. Pero después te encontrás que Comisión de Apoyo no cubre las certificaciones médicas, que por semana renuncian varios compañeros, o sea que por algunos días, mientras se convoca al suplente, muchas veces no se encuentra a nadie de la lista que le interese trabajar por tan bajo salario, que además se cobra mucho después”, dijo el gremio.
Asimismo, señaló que los trabajadores demoran “tres meses en cobrar” su salario cuando recién ingresan, “o sea que si surge algo, como necesitamos el dinero, faltamos, porque de algo debemos vivir. Aunque sepamos que cobramos todo a los tres meses, tenemos que comer, pagar las cuentas”, concluyeron.
La nota fue firmada por Claudia Clavijo, presidente departamental de Maldonado, y por Gisel Igruzquiaguirre, secretaria de Prensa y Propaganda.

Contenido publicitario