bruni

Por el Dr. Jorge R. Bruni

La insistencia caracterizó los últimos tiempos políticos. Sean los “tarifazos” o el pedido de renuncia de Bonomi, a quien considero que está realizando una muy buena labor junto a su equipo. Nosotros también insistiremos en un tema que es imprescindible que la sociedad conozca lo más profundamente posible: las políticas de Derechos Humanos.

Entre los años 2000-2004 la inflación fue 52.36%, y el aumento de pasividades 20.23%. Existió pérdida de poder adquisitivo de esta últimas de 32.13%.

Entre 2005-2016 la inflación ascendió a 92.20%, siendo el aumento de pasividades de 148.61% La ganancia de estas últimas en poder adquisitivo fue 56.41%. Anteriormente a 2005, existían jubilaciones mínimas de $600, $700, etc. Hoy ascienden a $9.930.

En cuanto a las AFAP, 6.000 son aproximadamente las jubilaciones que , con un promedio de unos $6.000. En cambio el BPS otorga unas 441.000, siendo su promedio de $14.000. Las diferencias son tremendas en todos los rubros. Recientemente el senador Alfredo Asti informó que entre 1985- 2004, el salario real creció un 4%. En cambio desde 2005 a 2016, el crecimiento fue de 52%.

¿Por qué se originan estas notables diferencias? Razones políticas e ideológicas lo explican. En primer lugar, 2005 fue un año de cambio de políticas. Accedió al gobierno el Frente Amplio, siendo diferente política e ideológicamente a los Partidos Colorado y Nacional que habían gobernado anteriormente. Los números expuestos son por demás elocuentes.

En segundo término, nuestro país goza de prestigio mundial por su avanzado Sistema de Relaciones Socio Laborales, siendo los Consejos de Salarios y la Negociación Colectiva claves para ello. Desde 1990 a 2004 no fueron convocados. En cambio en 2005 y hasta la fecha fueron citados, siendo los porcentajes de consenso que se lograron absolutamente mayoritarios. El presente año 2016 es un claro ejemplo. Cuando no existe consenso se decide por mayoría, negociando. ¿Cómo no van a existir sustanciales diferencias en cuanto a resultados, según se convoque o no a las herramientas que forman parte de nuestro Sistema de Relaciones Laborales?

Además, Trabajo y Seguridad Social son Derechos Humanos Fundamentales, originando la obligación jurídica y ética del Estado de promoverlos y aplicarlos, buscando la mejora de la calida de la sociedad. No estamos ante una mercancía como dice la derecha, sino ante una auténtica inversión buscando lo mejor para el HOMBRE. Y que, partiendo de enfoques integrales de los mismos, esto es, políticos, sociales y culturales, significan solidaridad y no egoísmo individualista. Integralidad además que nos lleva institucionalmente a la transversalidad de enfoques y al relacionamiento entre diversas instituciones públicas. Son muchos los ejemplos.

¿Cómo es posible que ante el notorio crecimiento y mejora de salarios y derechos de S. Social en general, en el Sistema de Ahorro Individual-AFAP existan prestaciones tremendamente inferiores, que en algunos casos resultan indignantes? Cuántas veces hemos denunciado que estamos en presencia de un sistema falto de ética, percibiendo altas comisiones de los trabajadores para luego pagar prestaciones ridículas, a pesar de que rigen para éstas sociedades anónimas varias exoneraciones tributarias, subsidios encubiertos como los artículos 8 y 28 de la ley 16713. Y por si no fuera suficiente, tres instituciones públicas son partes de AFAP Republica: Banco de Previsión Social, Banco de la República de Uruguay, Banco de Seguros del Estado, estando relacionado con ella además el Banco Central. ¿No es absurdo? (1)

Ratificamos que estas nefastas sociedades anónimas deben ser eliminadas de nuestro sistema, obviamente respetando la institucionalidad democrática. Objetivo que por otra parte, no se logra de un día para otro sino que se trata de un proceso, como en toda democracia, con sus avances, retrocesos y dificultades. Tenemos claro que 2017 y siguientes no será nada fáciles. Así nos lo dice CEPAL, previendo dificultades.

Finalmente ¿en qué quedan los discursos de todo el sistema político, que refieren a la actualización y/o renovación ideológica? Porque el sistema AFAP, violatorio de Derechos Humanos, con fines financieros lucrativos, sigue plenamente vigente. ¿No es este un tema para aplicar dicha renovación, y no sólo quedarse en la teoría? Por otra parte, la situación internacional nos está dando mensajes sobre la cuestión. Obsérvese lo que pasa en Chile, por ejemplo.

La situación amerita actuar con visión estratégica de futuro. No sólo por las AFAP, sino por el proceso de envejecimiento demográfico con todo lo que ello significa: conflictos intergeneracionales, sustentabilidad financiera del sistema, etc. Todo esto, entre otros temas. ¡Ah!: perdón por la insistencia!

 

(1) Dejamos para otra oportunidad analizar los tremendo e indignantes salarios que ganaban los jerarcas de AFAP República.

Contenido publicitario