transito (Copiar)

Según los principales resultados obtenidos en la 4ta Encuesta de Opinión Pública sobre la Seguridad Vial, concluida en diciembre pasado, la mayor parte de la ciudadanía estima que el gobierno está realmente preocupado por mejorar la seguridad del tránsito y tiene la creencia de que todo depende de la responsabilidad de los conductores. Buena parte de estos, en tanto, admite que no siempre cumplen con las normas que se han establecido para evitar los accidentes.

La encuesta dejó en evidencia que el nivel de preocupación por los siniestros de tránsito es alto: el promedio es de 8.4 en una escala del 0 al 10. Un 74% califica entre 8 y 10. El promedio aumenta a menor NSE y entre las mujeres, pero en ningún segmento baja de 8.2 puntos.

Al preguntarse en forma espontánea cuáles son los problemas más graves del barrio o la localidad del entrevistado, 8 de los 25 más mencionados tienen que ver con el tránsito: mal estado de las calles y rutas, tránsito en general, falta de respeto a las señales de tránsito,

problemas con motos (velocidad, ruidos molestos, picadas), la velocidad, los accidentes de tránsito, la falta de señalización y la ausencia de semáforos.

Cuando se presentó una lista predeterminada de problemas de actualidad y se les

pidió a los entrevistados que los ordenaran según la prioridad que debería darles el gobierno, un 14% mencionó los siniestros de tránsito en primer lugar. Este porcentaje se mantuvo en relación a estudios anteriores, mientras que el de otras preocupaciones bajó. Un 80% de los uruguayos estima una cifra de fallecidos en el tránsito por debajo del real, mientras que casi la mitad indica un número tres veces o más veces inferior al real.

Percepción de las causas

En la percepción de los encuestados, las principales causas de los siniestros son:

20% las imprudencias; 17% “irresponsabilidad de los automovilistas” y un 14% “no respetar las señales y normativas”. Le sigue el consumo de alcohol (12%), aunque este porcentaje viene cayendo año a año al igual que el “exceso de velocidad”. El 40 % de las personas ubican, dentro de sus primeras tres menciones, el no respetar las señales y la normativa de tránsito. Le siguen:

39 % las imprudenciasy el consumo de alcohol, 34 % irresponsabilidad de los automovilistas, 31 % exceso de velocidad y 27 % imprudencia e irresponsabilidad de los motociclistas

Se presentó a los entrevistados que conducen autos o camionetas una lista de 13 conductas que pueden tener los automovilistas y se les pidió que indicaran si ellos mismos lo hacen siempre o casi siempre, frecuentemente, algunas veces, o nunca o casi nunca. Es altamente probable que algunos conductores señalen aquí el “deber ser”y no su accionar en la realidad. No obstante la información permite ordenar las conductas según su frecuencia y ver la evolución de las mismas en el tiempo:

Cinturón de seguridad: 13% de los conductores no lo usa siempre cuando conduce,15% no lo usa siempre cuando va de acompañante, 70% no lo usa siempre cuando va en el asiento trasero del coche.

Velocidad: 40% no respeta siempre los límites de velocidad en ciudad, 46% no los respeta siempre en ruta.

Peatones: 9% no cede siempre el paso a los peatones en las cebras.

Señalización: 12% no respeta siempre los carteles de Pare y Ceda el paso.

Sistemas de retención infantil: 15% no sienta siempre a los menores de 12 años en el asiento trasero 47% no los sienta siempre en sillita o booster.

Uso del celular: 20% conduce hablando por celular sin manos libres.

Alcohol: 15% conduce después de haber bebido un vaso de cerveza, una copa de vino o un whisky. 4% conduce después de haber bebido un litro de cerveza, medio litro de vino o tres whiskies, -1% conduce después de haber consumido alguna droga.

Peligros

Los encuestadores presentaron una lista de 17 conductas peligrosas y solicitaron a los entrevistados que calificaran su nivel de peligrosidad en una escala del 0 al 10.

La mejor forma de discriminar entre las diferentes conductas fue comparar los porcentajes de entrevistados que califican cada una con un “10”, o sea de máxima peligrosidad: 85% dio 10 a cruzar un semáforo con luz roja; 71% lo hizo con manejar una moto sin casco; 71% manejar después de tomar 1l de cerveza, medio litro de vino o 3 whiskies; 66% no respetar los carteles de Pare y Ceda el Paso; 60% manejar cansado o con sueño; 58% no ceder el paso a los peatones en las cebras; 57% conducir hablando por el celular; 50% no usar cinturón de seguridad; 45% llevar menores de 12 años en el asiento delantero; 44% manejar después de tomar 1 vaso de cerveza, 1 copa de vino o 1 whisky; 43% circular a mayor velocidad que lo permitido en ciudad; 39% manejar sin libreta de conducir; 39% circular a mayor velocidad que la permitida en ruta; 38% llevar niños sin sillita o booster; 32% tomar mate mientras se conduce; 31% manipular el GPS y 25% manipular la radio o el CD mientras se conduce.

Lesionados

La encuesta detectó que se mantienen los resultados de mediciones anteriores: un 7.3% de los  encuestados afirma haber salido lesionado de un siniestro de tránsito, cifra mayor al número de lesionados registrado en los informes de siniestralidad. Esto puede deberse a que no se especifica la entidad de la lesión, por lo que puede haber lesionados muy leves que no fueron denunciados. Un 65% de los lesionados eran conductores, 27% acompañantes y 9% peatones.

Un 14% de los que salieron lesionados de un siniestro afirma haber quedado con alguna secuela física permanente, número superior al oficial dado que muchas personas consideran una fractura o cicatriz como secuela permanente. Un 15.5% afirma que en el último año ha tenido un familiar directo lesionado como resultado de un siniestro de tránsito.

En lo que refiere a las “medidas eficaces para la prevención de siniestros”, 70% considera que prohibir totalmente el consumo de alcohol para conducir sería una medida muy eficaz para disminuir los siniestros de tránsito. 68% opina lo mismo de aumentar los controles de alcohol en conductores, 67% de mejorar el estado de las calles y rutas, 64% de aumentar significativamente la exigencia para obtener la libreta de conducir, 58% de endurecer las sanciones por cometer infracciones, 55 % de más controles de velocidad, 54% de una mayor presencia de policías e inspectores en calles y rutas, 41% de campañas de comunicación masivas en prensa, radio y TV

Al preguntarse acerca de la eficacia percibida de diferentes medidas para disminuir las muertes y los heridos graves, resulta muy significativo que el uso del casco en motociclistas es la medida considerada como más eficaz de las seis que fueron presentadas, seguida del uso de cinturones. Percepción de la actuación del Gobierno Nacional.

 

Los siniestros y el gobierno

51% considera que el Gobierno Nacional está muy o bastante preocupado, porcentaje que aumenta comparado con las encuestas anteriores.20% que lo está poco o nada

En el caso de las Intendencias, se perciben como menos preocupadas que el Gobierno Nacional aunque también ha mejorado la percepción:

40% considera que están muy o bastante preocupadas

28% que lo están poco o nada.

En suma, se percibe una mayor preocupación de las autoridades por el problema y que las medidas que se están tomando –ya sean de represión o de educación/información son eficaces.

Transgresión en motocicleta

-9% de los conductores de moto no usa siempre el casco

-56% no usa siempre chaleco o campera reflectiva

-4% habla por celular mientras conduce una moto

-18% conduce una moto después de haber tomado un vaso de cerveza, una copa de vino o un whisky

-7% conduce después de haber tomado un litro de cerveza, medio de vino o tres whiskies

-Un 40% lleva en ocasiones a dos pasajeros en la moto

Contenido publicitario