punta

Punta del Este vivió uno de los mejores fines de semana de los últimos años, tanto por las favorables condiciones del tiempo como por la presencia de turistas, en particular los argentinos, que llegaron a la zona por el largo feriado del Día de la Inmaculada Concepción.

El balneario recibió a sus clientes de toda la vida con el mejor cóctel de bienvenida: precios accesibles y magníficos días de playa.

Por ahora, el remarque de los precios en el balneario va perdiendo la carrera con el atraso cambiario generado por el gobierno del presidente argentino Mauricio Macri.

Esto explica la masiva presencia de turistas y propietarios argentinos en diversos puntos de la costa del departamento de Maldonado. A tal extremo que a partir del pasado jueves los autos empadronados en Argentina fueron más que los locales.

“Punta está mucho más barato que el año pasado”, dijo Germán, un arquitecto que está instalado en el balneario desde comienzos de diciembre por motivos profesionales.

“Los alquileres de casas y apartamentos están más baratos que en cualquier balneario de la costa atlántica argentina. No tengo la menor duda que tanto Pinamar como Cariló están más caros que Punta del Este”, indicó el turista. “No solo los restaurantes están más baratos; los supermercados también. Salvo las gaseosas y los vinos, el resto de los productos acá tienen precios muy competitivos”, enfatizó el arquitecto.

No han regresaron únicamente los veraneantes de siempre, sino que varios visitantes nuevos llegaron por primera vez a Punta del Este. “Disculpe señor, ¿me indica cuál es la Gorlero?”, preguntó un porteño veterano que recorría la principal calle del balneario junto a su esposa. El visitante quedó sorprendido cuando escuchó que se encontraba en la famosa calle puntaesteña.

 

Fiestas

Al turismo tradicional se suma el de las bodas de temporada, una actividad habitualmente liderada en la zona de José Ignacio por los brasileños.

En esta oportunidad, la modelo y conductora argentina Sofía Zámolo, después de casarse por el registro civil en su país natal eligió el complejo Bagatelle de Manantiales para celebrar la fiesta. La ceremonia se llevó a cabo al caer la tarde del viernes en la playa Manantiales. Más de doscientos invitados participaron de la misma, entre ellos, reconocidas figuras de la farándula del vecino país.

La avalancha de turistas que se confirmó el sábado, ya podía ser prevista desde el jueves, cuando cerca de 17.000 personas cruzaron por el puente internacional desde Gualeguaychú hacia Fray Bentos. Los entrerrianos se mezclaron en largas colas de autos con residentes de otras provincias, sobre todo de Buenos Aires, en procura de llegar a territorio uruguayo. Se formaron filas de hasta 15 kilómetros.

Las esperas para atravesar el puente rondaron entre las tres y las cuatro horas e ingresaron a Uruguay cerca de 6.000 vehículos, según los conteos.

Contenido publicitario