La aplicación UBER desembarcó  en Punta del Este con una fuerte política de precios e incentivos para sus conductores. Varios de los propietarios de vehículos de Montevideo se trasladaron a Punta del Este atraídos por el incentivo de 600 pesos por hora para trabajar entre las 16:00 y las 21:00 de ayer jueves.
A media mañana la plataforma confirmó vía correo electrónico a sus clientes que comenzaría a operar a partir de las 16:00 de la víspera. “Punta del Este tu UBER está llegando”, tituló la aplicación la información remitida a sus clientes. “Estamos felices de llegar a la ciudad para ofrecer una nueva opción de transporte eficiente, segura y accesible que permitirá a los ciudadanos y turistas recorrer cada uno de sus rincones y playas”, continuó. La comunicación puso énfasis en los precios que cobrará a sus clientes entre algunos de los destinos más solicitados del balneario. Entre ellos el tramo entre el aeropuerto “Carlos Curbelo” de Laguna del Sauce y el hotel Enjoy de Punta del Este. El precio en este viaje es de 673 pesos. Un taximetro cobra alrededor de 1000 pesos por el mismo trayecto. Algo así como un 48 por ciento más caro. O trasladarse desde Punta del Este a La Barra por 449 pesos cuando un taximetro cobra alrededor de 700 pesos, según estableció Correo de Punta del Este. Empero, en los tramos más cortos la diferencia entre taxis y UBER se reduce bastante (ver nota aparte). Los conductores para trabajar deben cumplir con los mismos requisitos existentes en Montevideo. Esto será así hasta que Maldonado regule esta tipo de transporte lo que, se presume, ocurrirá a partir de marzo del año próximo. El secretario general de la Intendencia, Diego Echeverría, dijo ayer de tarde a Correo de Punta del Este que no existió ningún inconveniente con el desembarco de UBER en Maldonado. Y recordó que el propio intendente Enrique Antía sostuvo que no efectuaría control alguno a sus conductores.

Le tomaron el pelo
La afirmación del jefe comunal cayó mal entre los taximetristas. El titular de CEPATAMA, la gremial local, Víctor Perera, sostuvo que las palabras de Antía oficiaron como un llamador para que UBER decidiera operar en Punta del Este. “Son prepotentes. No sé por qué el intendente los recibió. Le tomaron el pelo al intendente. Así se manejan en todos lados. Y acá no es la excepción”, dijo. Perera reveló que ejecutivos de la empresa tomaron como base de operaciones a un hotel de la avenida Orlando Pedragosa Sierra. “Los corrieron porque provocaron graves problemas en el funcionamiento del hotel. Son prepotentes”, insistió.

Primer Uber
Cinco minutos antes de la hora anunciada en un principio, las 16:00 de ayer jueves, Uber comenzó a trabajar en Punta del Este y en su zona de influencia respondiendo al llamado de los clientes.
A las 15:55 de ayer un conductor de UBER respondió al llamado efectuado por un periodista de este medio desde la parada 2 de la playa Brava de Punta del Este. Tres minutos más tarde un auto Faw de fabricación china, empadronado en Montevideo y conducido por Ricardo llegó al lugar indicado. El viaje era hasta la parada 13 de la avenida Roosevelt donde se encuentra el sanatorio Cantegril, el único centro asistencial del balneario. En el lugar existe una parada de taxímetros. La distancia entre ambos puntos es de alrededor de 3.5 kilómetros. El tránsito algo complicado como es habitual a esta altura con la temporada de verano a la vuelta de la esquina. El automóvil color rojo apareció por la rambla “Lorenzo Batlle Pacheco”. Con una particular característica, el vehículo está empadronado en Montevideo con la s que precede al número de chapa. El auto está en impecables condiciones, tanto exterior como en el interior. Ni un solo detalle. Su propietario empezó con UBER hace un año y medio como un ingreso extra. Ahora está todo el día y el tiempo que tiene aprovecha para mantener el auto en impecables condiciones. La matrícula de Montevideo motivó la consulta. “¿Sos de acá?”. La respuesta fue inmediata: “Soy de Montevideo. Sucede que nos ofrecieron una promoción para venir a laburar hoy a Punta. Nos pagan 600 mangos la hora desde las 16:00 a las 21:00. Si llegamos con los viajes lo rescatamos de ahí. Pero si no llegamos Uber nos paga la diferencia”, explicó. “A las nueve de la noche, si no sale ningún viaje me vuelvo. Caso contrario sigo y meto todo lo que pueda. Hay que juntar el mango”, agregó. La promoción de UBER para que los conductores montevideanos aparecieran este jueves por Punta del Este también fue un pretexto para visitar algunos amigos. “Ya que estaba me vine un rato antes para saludar a unos amigos que trabajan acá. En eso estaba cuando me llamaste”, añadió. El costo del viaje fue de 165.5 pesos cargados a la tarjeta de crédito del usuario.

Taxi
Pocos minutos después, en la parada de taxímetros del sanatorio Cantegril había dos vehículos esperando pasajeros. Un Fiat fue el que estaba para salir. El destino. La misma parada 2 de la playa Brava. La presentación del taxímetro fue impecable. Tanto por dentro como por fuera. Interior inmaculado. Y la misma amable atención que el conductor del UBER. El obrero del volante advirtió que pese a lo que se dice el trabajo es menor al año pasado. “No está como el año pasado. Los hoteles que trabajamos nosotros nos advirtieron que nos preparemos para enero. Esto revienta de un día para otro. Ojalá que todos tengamos una buena temporada. La necesitamos”, dijo. El conductor del taxímetro no se mostró preocupado por el desembarco de UBER. No le dio mayor importancia. “No he visto nada. Capaz que anda alguno de robado. Pero no le doy mayor atención. Tengo que preocuparme por hacer bien mi trabajo”; respondió cuando fue preguntado por el desembarco de la aplicación en el balneario.
Precio del viaje: 20 fichas equivalentes a 194 pesos, bajada de bandera incluida.

Contenido publicitario