Pablo Atchugarry nos tiene acostumbrados a lo grande. No solo porque sus esculturas de mármol de carrara miden varios metros, o por su imponente porte, sino porque que se nota su entrega de cuerpo y alma en todo lo que emprende.
Ese es el caso en la colocación de la piedra fundamental de su museo de arte latinoamericano, un proyecto que le encargó a Carlos Ott y ya está bastante adelantado.
Una alfombra roja marcaba la entrada a que lo será el subsuelo del edificio, una pantalla mostrando el render de lo que será el museo y los geniales croquis de Ott eran acompañados por música triunfal que hacía que los que asistimos para celebrar este gran acontecimiento para Punta del Este y el país, nos sintiéramos protagonistas de un hecho épico.
Mesas redondas, sillas y más sillas, parrillas humeantes, bebidas, todo para agasajar a los presentes en esta Noche de Reyes.
El protagonista es Pablo Atchugarry, pero en su generosidad Pablo decide compartir estos acontecimientos con todo aquel que se quiera acercar.
Se acercaron ex presidentes, el presidente electo, la ministra de cultura, el intendente, mecenas de las artes, el arquitecto e ingeniero responsables del proyecto, artistas, vecinos, amigos, curiosos…
Todos celebramos el nacimiento de este museo que seguramente apostará a la excelencia, ya que fue concebido como todo lo que Atchugarry hace, con la sencillez de los grandes.