“Un camino sin retorno”, por Luis Eduardo Pereira

El 20 de noviembre de 2021, quedará grabado a fuego en los anales del Partido Nacional de Maldonado. Ese día nos volvimos a encontrar. Afortunadamente, contamos con una presencia masiva y ” en Paz” si las hay, como no siempre ha sido.
Así fue que pudimos asistir a la celebración de la Convención Departamental para elegir las autoridades en nuestro Departamento. Se trata de los quince miembros que la representarán en los tiempos por venir.
En la ocasión, se congregaron desde el Presidente del Directorio Pablo Iturralde, los Diputados, Conspicuos Dirigentes, Convencionales (130 en 144 habilitados), Militantes y hasta el propio Intendente incluido.
Promediando la tarde, mientras me dirigía al estrado para extender mi reconocimiento de gratitud a todos los presentes, y la forma ejemplar en que la misma se había desarrollado, recordaba por unos instantes las palabras de quien fuera Presidente de la República y padre del actual mandatario, hablo de Luis Lacalle Herrera, cuando asumió, allá por el año 1999 la presidencia del Directorio de nuestro Partido.
En ese momento, palabra más, palabra menos, señalaba que la vida le había dado dos honores muy grandes, ser Presidente de la República y presidir su Partido.
Salvando las distancias y no queriéndome comparar ni mucho menos, no pude dejar de traer a colación sus palabras en esa jornada tan especial. Porque no hay mayor honor para un blanco que representarlos a todos.
Varios escalones por debajo, pero sintiéndome también ¨orgullosamente Blanco¨, viene al caso el recuerdo de los honores que con el transcurrir del tiempo, generosamente se me han dispensado. Uno a nivel gubernamental, y otro a nivel partidario.
El primero, cuando en sus tres Administraciones el Intendente Enrique Antía me ha convocado para que le acompañe, distinguiéndome como Director General en dos oportunidades, y ahora como Secretario General y su primer suplente, una vez más.
En el ámbito partidario, el orgullo como militante de a pie, que se me haya propuesto y votado nuevamente por la Convención de nuestro Partido, para que ocupe el cargo de máxima responsabilidad, como es presidir la Comisión Departamental de Maldonado.
Hay también, coincidencias de pareceres. Tanto, como las que no puedo dejar de señalar y aprovecho para compartir en esta instancia.
El 14 de enero de 2018, en un homenaje a Domingo Burgueño Miguel a 20 años de su fallecimiento en ese entonces, el Presidente del Directorio, que era Luis Alberto Heber, destacó a Maldonado como ejemplo de unidad diciendo que el Partido Nacional debía mirarse en lo que habíamos logrado.
Y esas palabras, tan breves, pero tan profundas, marcaron nuestro camino.
No solo las repetimos como un mantra, sino que las llevamos a la práctica.
Uno puede intentar encendidos discursos para emocionar las huestes partidarias, pero considero ahora, que mejor es ir a los ejemplos, porque así las cosas suelen resultar más claras.
En octubre de 2019 el Partido Nacional sacó más del 38% de los votos y en las departamentales de 2020 logramos más del 55% de apoyo y renovamos la confianza de los vecinos por cinco años más.
Subrayo este concepto que para nosotros es central, porque no solo ganamos estando unidos, sino que gobernamos de igual forma.
Aquellos números de ayer, o el 64% de apoyo a la gestión del gobierno del Partido Nacional, encabezado por Enrique Antía, según la última encuesta de la empresa Dígitos, nos marca el camino.
Unidos, logramos quitarle a Maldonado la pesada mochila de la deuda, aprobando un fideicomiso a 15 años y bajando el pago de intereses, que están siendo destinados a una mejor gestión.

Unidos, aprobamos un presupuesto Serio, ordenado y coherente, que contiene más de 120 millones de dólares para obras y un refuerzo de políticas sociales.
Y también unidos, dimos combate a la pandemia, invirtiendo más de 3 millones de dólares en apoyo a la salud de nuestra gente, con vacunatorios, funcionarios, choferes, autos a disposición, vacunación pueblo a pueblo, más la ayuda social para que nadie quedara por el camino. Y es así, en unidad, que preparamos, como le gusta decir al intendente Antía, a Maldonado para los próximos 20 o 30 años. Estamos construyendo futuro, y no es un eslogan de campaña, es una realidad.

Hemos trabajado para poder generar las condiciones de trabajo para nuestros jóvenes, que con dolor muchas veces vimos partir por falta de oportunidades.
La creación de tres zonas francas permitirá en poco tiempo, ser un destino adaptado a las nuevas tecnologías y formas de trabajo para ser un destino todo año.
Hemos invertido más en seguridad, poniendo 300 nuevas cámaras, porque somos un destino seguro a cuidar. Sin seguridad no hay turismo y tampoco trabajo, que tanta falta hace, y lo hicimos juntos.
En unidad estamos invirtiendo más de un 30% en políticas sociales también.
En síntesis, no solo lo hicimos, lo estamos haciendo, y ese es el mensaje que quiero dejarle a todos hoy.
Cuidemos esa unidad. Juntos somos más.
No en vano, desde hace casi 150 años, ya nos enseñaba Don José Hernández en su “Martin Fierro”, ” Los hermanos sean unidos…”.
¿Qué más entonces nos falta entender, para advertir que el camino a transitar, es el de la unidad partidaria?; qué más, cuando hasta el propio “Wilson”, desde su lecho y poco antes de dejarnos físicamente, se despedía sentenciándonos:”…cuando yo no esté, no se peleen…”.
La cosa es clara. El camino hacia la victoria final, es sólo ése.
Ya conocemos el final de esa película, donde durante 10 años sus actores dejaron un Maldonado endeudado y de rodillas.
Por eso, más que nunca a cuidar nuestra unidad, porque en ella reposa la fuerza para no permitir que otros nos arrastren hacia abajo por las escaleras del infierno.
Cumplamos con honor su deseo de buen Blanco. De lo contrario la historia no nos absolverá.