Un ciudadano chileno fue imputado de 4 hurtos

Un hombre de 31 años, de nacionalidad chilena cumplirá la pena de 22 meses de prisión por la comisión de cuatro delitos de hurto, tres de ellos especialmente agravados y todos en régimen de reiteración real. El hombre cayó recientemente en poder de la Policía.
El pasado 23 fue denunciado un hurto en un edificio ubicado en Avda. Gorlero y la calle 31. El denunciante detalló que le faltaba una maleta y una notebook, entre otros efectos.
Tras la investigación y el análisis de los registros fílmicos obtenidos se establecieron las características de uno de los delincuentes. Con dicha información fue realizado un minucioso seguimiento por parte de los visualizadores del Centro de Cámaras de la Jefatura, hasta que se localizó al sujeto. Más tarde fue detenido y se incautó lo robado. Luego se supo que el detenido había cometido otros robos: uno perpetrado el 14 de diciembre en un edificio de la península, de donde hurtó dinero uruguayo y dólares americanos. Otro cometido el 26 de diciembre en una casa de familia de la calle Calandrias, de donde sustrajo una cartera con alhajas, relojes varios, perfumes, un bolso de mano y un equipo de audio, entre otros efectos; el último fue ese mismo día en un edificio de la avenida Chiverta, de donde fue hurtado un cofre de seguridad con dólares y reales, una cartera y una maleta.


Efectos recuperados
La justicia Penal de 11º Turno dispuso la condena de un hombre de 32 años de edad por la comisión de un delito de hurto agravado por la pluriparticipacion a la pena de once meses de prisión, con descuento del tiempo de detención cumplido. El 21 de enero efectivos de URPM Distrito II identificaron a dos hombres mayores de edad que se desplazaban corriendo por la calle Curupay, llevando una bolsa blanca con ropas varias. Al ser consultados por los efectos, ambos dijeron que los habían tomado de un contenedor de basura, por lo que les fue incautado el pquete. Como no existía denuncia en su contra se los dejó continuar.
Momentos después se tomó conocimiento de un hurto perpetrado en un chalet del barrio San Rafael, calle Laureles, donde fueron vistos dos hombres de similares características a los antes mencionados. Uno de ellos fue localizado y enviado a prisión.