Un sujeto completamente enajenado ingresó en la pasada madrugada al área de Maternidad del hospital de Maldonado amenazó a todos los que encontró con una botella con combustible, que luego transformó en una bomba molotov, y esgrimió una lanza, hecha con un cuchillo atado en la punta de un palo. El individuo ya había estado antes en el nosocomio acompañado por la Policía; al irse había amenazado con regresar en una suerte de venganza.
La dirigente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública de Maldonado, Claudia Clavijo, dijo ayer que este tipo de episodios violentos se han vuelto recurrentes. “En pocos días hemos tenido varios episodios en el departamento”, destacó.
Esta vez dijo que “actuó el 222 que estaba allí, porque fue en el horario nocturno. En el día no tenemos 222. Había un policía que estaba acompañando un recluso, que también ayudó. Aparte, la bomba se apagó sola. Si hubiera explotado se pueden imaginar el caos que habría ocasionado. Entre madres y bebés, había 16 personas en ese momento en la maternidad.”, explicó.
El hospital ha tenido otros problemas de esta índoles en enero del año pasado. Según Clavijo, la Policía no dispone de más personal para destacar en el lugar, al menos hasta que pase el verano.