El juez Penal de 4º turno dispuso la condena de Federico Martín Rodríguez Rodríguez, de 26 años, poseedor de antecedentes penales, como autor penalmente responsable de un delito de porte de arma de fuego en lugares públicos, un delito de porte de arma de fuego por reincidente y un delito de tráfico interno de arma de fuego y municiones, todos en reiteración real entre sí. Cumplirá la pena de 14 meses de prisión.
En la madrugada de este lunes, personal policial que patrullaba en jurisdicción de la Seccional 6ª avistó dos motos circulando a alta velocidad por la calle Simón del Pino y Celedonio Rojas. En determinado momento, uno de los birrodados dobló en una de las calles y se perdió de vista, mientras el otro vehículo continuó su marcha. La Policía decidió seguirlo en vistas de que el conductor miraba hacia atrás en reiteradas oportunidades y continuaba a alta velocidad, circulando por calle Manuel Oribe. En una bocacalle, el conductor abandonó la moto e intentó darse a la fuga hacia en un monte allí existente, pero los agentes pudieron detenerlo. El sujeto llevaba entre sus ropas dos armas de fuego – un revólver marca Rossi, calibre 38, con 5 cartuchos y otro marca Doberman, calibre 22, con 9 cartuchos. A su vez, el vehículo en el cual circulaba tendía limado el número de motor. Fue derivado a Dependencias policiales y posteriormente sometido ante la justicia competente, con el resultado de marras.