Emilo Kaloper, un pescador del puerto de Punta del Este se encadenó ayer frente al local de la Dirección Nacional de Hidrografía “ante un cúmulo de cosas” que, según dijo, le han ocurrido con esa repartición estatal. “Hay una persecución sistemática hacia mí”, aseguró.
El trabajador dijo ayer a FM Gente que la DNH le da 10 días para cancelar “una deuda de 300 mil pesos”, por 10 meses. “Ahora me quieren sacar la lancha, directamente. Me sacaron la boya, me cobran amarra”, señaló.
“En verano eran 2.900 pesos por día. Y en invierno, unos 600. El año que viene empieza a pagar todos los barcos por igual. Es imposible pagar. Ni en verano ni en invierno. Se nos hace muy difícil. Y es imposible conversar con la Dirección de Hidrografía”, aseguró.
Kaloper recordó que su barco “tiene más de 130 años” y dijo que fue “el primero en ser ejecutado”, pero hay otros pescadores que “se ven venir lo mismo”.
La familia Kaloper desciende de un marino croata que ya trabajaba en el puerto hace 90 años.